Piñera corteja a las mujeres y a los consumidores

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Tras cumplir el primer año de gobierno, ocupado en la reconstrucción tras el terremoto y el crecimiento de la economía, el presidente Sebastián Piñera ha puesto en marcha una serie de reformas sociales, como la ampliación del permiso por maternidad, el desarrollo del programa de ayudas Ingreso Ético Familiar o, más general, el control del precio del petróleo, para congraciarse con la población. Sin embargo, con motivo de la visita del presidente norteamericano al país, la oposición al mandatario chileno saldrá a las calles los próximos días. Tras cumplir el primer año de gobierno, ocupado en la reconstrucción tras el terremoto y el crecimiento de la economía, el presidente Sebastián Piñera ha puesto en marcha una serie de reformas sociales, como la ampliación del permiso por maternidad, el desarrollo del programa de ayudas Ingreso Ético Familiar o, más general, el control del precio del petróleo, para congraciarse con la población. Sin embargo, con motivo de la visita del presidente norteamericano al país, la oposición al mandatario chileno saldrá a las calles los próximos días.

Consciente de la desaprobación que el pueblo chileno ha manifestado en relación a la gestión del Gobierno en las últimas encuestas de opinión, el presidente Sebastián Piñera ha decidido dar un cambio de imagen a través de una agenda plagada de reformas de carácter social.

Las principales beneficiarias han sido las trabajadoras chilenas. Según datos de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE), la participación laboral de las mujeres del país, que se sitúa en torno al 46,8%, es uno de los más bajos de Latinoamérica. Además, se trata en su mayoría de un trabajo informal ya que, según la Encuesta socioeconómica Casen realizada en Chile en 2009, el 58% de las mujeres ocupadas no cotizan al AFP.

Fomentar y formalizar el empleo femenino es una de las prioridades para el programa Ingreso Ético Familiar, proyecto que impulsó el presidente Sebastián Piñera en 2009 para erradicar la pobreza extrema del país. De ahí que el mandatario haya buscado, en primer lugar, la conciliación familiar y laboral para incentivar el acceso de las mujeres al mercado laboral. A principios de este mes, el mandatario anunció la ampliación del permiso por maternidad a 6 meses en el país. Además, el presidente se comprometió a entregar un subsidio a las mujeres que ganen un sueldo de hasta 645,78 dólares (462,27 euros), por lo que la mayoría de las trabajadoras en esta situación podrían llegar a percibir el 100% de su salario.

Además, a principios de esta semana el presidente impulsó un nuevo subsidio para acabar con el trabajo informal, aquel que se realiza sin contrato, de las chilenas. Durante tres meses, tiempo que dura la ayuda, el Estado asumirá la cotización de las mujeres que trabajan de manera informal, y que, por lo tanto, no ingresan ningún dinero en las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP), las empresas financieras privadas que se encargan de gestionar las pensiones de los trabajadores chilenos. Esta iniciativa forma parte del proyecto Ingreso Ético Familiar, que pretende sacar de la pobreza a 270.000 personas.

Aunque el principal foco de atención hayan sido las mujeres, el presidente ha tratado de acercarse a toda la población a través de las ventajas a los consumidores. En este sentido, destaca la rapidez con la que el Gobierno de Sebastián Piñera ha conseguido la aprobación de la modificación que ajusta los parámetros del Sistema de Protección de Precios de los Combustibles (Sipco) al escenario actual. Gracias a la que los consumidores chilenos no tendrán que pagar la subida de 27 dólares (19,36 euros) que Enap, la petrolera estatal, ajustó en dos ocasiones el 3 y el 10 de marzo.

La protección a los consumidores se extendería hasta finales del mes de mayo, en caso de que el precio del petróleo continúe en torno a los 100 dólares el barril (71,69 euros). Aunque, como en el caso del subsidio a las mujeres trabajadoras, esta ayuda no es permanente, sí permitirá amortiguar la subida.

Sin embargo, quizá por la fragilidad de las reformas que ha emprendido, en su mayoría de carácter temporal, las críticas al presidente chileno continúa en el país. Distintas voces de la oposición han cuestionado estos días la actuación de Piñera durante el sismo que sacudió el país esta semana y la excesiva exposición mediática de esta emergencia. Así como, a raíz de los sucesos de Japón, su intención de emplear la opción nuclear para incluirla en la matriz energética de Chile en un futuro.

Los observadores consultados por Américaeconómica.com han expresado que estas críticas no son nada en comparación con lo que espera la próxima semana. Momento para el que ya hay programadas varias manifestaciones, coincidiendo con la visita del presidente norteamericano Barack Obama al país los próximos 21 y 22 de marzo.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA