¡Peligro! ¡Llega la policía argentina!

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El regreso al trabajo de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, tras su operación de tiroides, se ha visto ensombrecido por las noticias que han surgido sobre los numerosos casos de corrupción policial que han aparecido en su país, así como con el conflicto por los aranceles con sus vecinos brasileños. Su primera reacción en su vuelta a las funciones, ha sido atacar a las petroleras del país, a las que les ha amenazado con quitar las subvenciones al gasoil si no invierten en Argentina. El regreso al trabajo de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, tras su operación de tiroides, se ha visto ensombrecido por las noticias que han surgido sobre los numerosos casos de corrupción policial que han aparecido en su país, así como con el conflicto por los aranceles con sus vecinos brasileños. Su primera reacción en su vuelta a las funciones, ha sido atacar a las petroleras del país, a las que les ha amenazado con quitar las subvenciones al gasoil si no invierten en Argentina.

Para intentar atajar la corrupción, a finales de 2010, Fernández nombró como ministra de Seguridad a Nilda Garré, una importante abogada que luchó contra la represión policial en los tiempos de la dictadura. En los últimos días hemos podido conocer todo tipo de casos de corrupción. Algunos policías han sido acusados de vejaciones contra detenidos, otros por torturar, o incluso hay casos de agentes acusados de violar a mujeres en comisaría.

Algunos de estos miembros de las fuerzas de seguridad han acabado en prisión por estos delitos. Por ejemplo, un miembro de la policía federal fue detenido por asaltar a cuatro turistas. Otro caso llamativo fueron seis policías bonerenses a los que se les acusó de haber torturado a un motociclista que no había frenado en un control de tráfico.

Respecto a la tensión por los aranceles entre los principales socios de Mercosur, Brasil y Argentina, medios brasileños apuntaron que el gobierno brasileño podría tomar represalias comerciales si Argentina adoptaba las medidas arancelarias que se prevén para el próximo febrero. Este roce surge a raíz de un comentario del ministro de Comercio Exterior brasileño, Fernando Pimentel, que declaró que es difícil lidiar económicamente con los argentinos a pesar de que tienen buenas relaciones políticas con ellos.

Argentina aplicará el próximo 1 de febrero un nuevo trámite para importar productos al país. Los importadores argentinos deberán presentar una Declaración Jurada de Importación (DJAI), para poder introducir en el país productos destinados al consumo. Una medida que resultará una traba a la importación, que el Gobierno realizó con el fin de controlar el comercio exterior y mantener el superávit comercial durante esta época de desaceleración global.

Cristina Fernández en su regreso se enfrenta a varios problemas internos de corte sindical, quejas industriales por restricciones para importar, a la fuerte sequía de parte del país así como con la eterna disputa con el Reino Unido por la soberanía de Malvinas. Mientras tanto, ella se queja de que las petroleras no invierten en el país.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA