Peligra la reelección

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Quedan muy pocos días para las presidenciales venezolanas, que se celebrarán el próximo 7 de octubre, y el actual mandatario Hugo Chávez comienza a ponerse nervioso ante al temor a una derrota. Los últimos sondeos antes de los comicios aumentan su confianza en el candidato opositor, Henrique Capriles. Quedan muy pocos días para las presidenciales venezolanas, que se celebrarán el próximo 7 de octubre, y el actual mandatario Hugo Chávez comienza a ponerse nervioso ante al temor a una derrota. Los últimos sondeos antes de los comicios aumentan su confianza en el candidato opositor, Henrique Capriles.

“A 11 días no podemos cantar victoria, tenemos que redoblar el paso”, afirmó ayer Chávez a sus seguidores en un mitin en la ciudad noroccidental de Coro, antes de arremeter duramente contra su rival. El presidente se pone nervioso ante la posibilidad de no ser reelegido por los venezolanos.

Las encuestas apoyan a uno u otro candidato dependiendo de su afinidad, pero los últimos sondeos muestran en general un aumento de la intención de voto a Henrique Capriles.

La nueva consulta de la agencia Consultores 21, la que más se acercó a los resultados de los comicios de 2010, le otorga a su opositor, Enrique Capriles, una ligera ventaja. La encuesta, que corresponde a un simulacro de votación realizado entre el 7 y el 18 de septiembre, le da a Capriles un 48,9%, tres puntos por encima de Chávez, que consigue el 45,7%. Mientras que en cuanto a intención de voto el candidato opositor obtuvo el 46,5% y el actual presidente el 45,7%.

Entre tantos sondeos que dan como vencedor a uno o otro, podría considerarse como un estudio más, pero la empresa encuestadora Consultores 21 es la que más se acerco a los datos reales de las elecciones legislativas de 2010.

Se trata además de una de las últimas consultas que se publicaran sobre las próximas presidenciales en Venezuela antes del veto que ha impuesto el Comité Nacional Electoral a partir de domingo 30 de septiembre.

Estos datos comienzan a poner tenso a Hugo Chávez, que se niega a dar su brazo a torcer y no quiere tener un ‘cara a cara’ con su principal opositor en las elecciones, Henrique Capriles. Así lo señaló por enésima vez. “¿Quién va a debatir contigo muchacho?, aprende a hablar primero”.

Aunque no fueron las únicas perlas que el actual presidente le ha regalado a su oponente. “Capriles es un boxeador que está perdido que busca ver si da un último golpe”, ha señalado, además de llamarle “analfabeto político” y “candidato de plástico”.

Por su parte, Capriles aseguró que “lo que el Gobierno no hizo, no va a hacerlo en los próximos seis años” y lamentó que ya son muchas las “promesas incumplidas por el presidente Chávez”. También criticó la independencia “falsa” que ofrece el mandatario. “Para tener una vivienda hay que inscribirse en un partido. La independencia que yo ofrezco es educación, vivienda, salud, empleo y seguridad”.

Estos “piropos” entre los dos candidatos abrió el debate sobre una guerra sucia en la campaña electoral venezolana. Mientras que el analista político Alberto Aranguibel señaló que a pesar de la campaña atípica y falta de ética que se está viviendo en Venezuela de cara a las elecciones para elegir al presidente del país, no es una guerra sucia. Otros analistas consideran que si la hay.

El Comando Venezuela y el Comando Carabobo así lo consideran, mientras que Carmen Beatriz Fernández habla de “campaña negativa”. Según la analista, esto se parece a la actuación que se hizo contra el diputado Juan Carlos Caldera, aunque “acabó convirtiéndose en un boomerang”.

Aranguibel explica que las diferencias tan marcadas entre las candidatos hacen de esta una campaña diferente a las demás donde pueden verse “visos de deslealtad y falta de ética”. Para él, esto no supone una guerra sucia en sí, pero comenta que son “deficiencias y distorsiones en la campaña”, sobre todo en “la oposición, y el desmontaje de mentiras por parte del chavismo”.

No es de extrañar que todo el mundo tenga algo que decir sobre esta campaña electoral, pues han sido muchas las irregularidades que han podido observarse desde que arrancó.

Panfletos que dicen que Capriles les quitará las pensiones; la grabación y transmisión de un video de supuesto soborno; la deserción de dirigentes opositores que denuncian un supuesto paquetazo económico; un presunto email; el retiro del apoyo a Capriles de cuatro partidos que le eran afines; la presunta grabación del diputado pesuvista, Julio Chávez, denunciante de Caldera, admitiendo que su hija vivió en un consulado venezolano en EEUU y el rumor de que un Chávez enfermo no puede recorrer el país son sólo algunos de los aspectos que señalan los analistas.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA