Oleada de violencia

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La Policía Militar y los Bomberos de Pernambuco han puesto fin a la huelga que habían mantenido durante dos días en los que las calles de este estado brasileño han sufrido una oleada de violencia e inseguridad saldada con más de 200 tiendas saqueadas y 27 asesinatos. La Policía Militar y los Bomberos de Pernambuco han puesto fin a la huelga que habían mantenido durante dos días en los que las calles de este estado brasileño han sufrido una oleada de violencia e inseguridad saldada con más de 200 tiendas saqueadas y 27 asesinatos.

El diario O Globo ha explicado que no solo se han registrado saqueos en tiendas de la capital de Pernambuco, Recife, sino en los municipios de Abreu e Lima, Paulisa, Itapissuma e Igarassu, provocando un clima de miedo y riesgo de atracos que ha propiciado que la mayoría de los comercios echara el cierre.

El Tribunal de Justicia de Pernambuco (TJPE) ha considerado ilegal el paro y ha decretado el retorno de los huelguistas a sus puestos de trabajo. En caso de negativa el sindicato de la Policía Militar se enfrenta a una multa de unos 45.000 dólares.

El final de la huelga no ha sido unánime: los soldados y los cabos han criticado a los líderes del movimiento y se han quejado de las presiones del gobierno, que condicionó el restablecimiento de las negociaciones a la vuelta a los puestos de trabajo.

Los impulsores de la huelga pedían implantar un ‘bonus’ por riesgo de vida en el salario base, la renovación del Hospital de la Policía Militar y un 50 por ciento de aumento en la nómina de junio, contra el 14,55 por ciento pactado el año pasado, informa Europa Press.

Durante los dos días que ha durado la huelga el Ministerio de Justicia mandó de urgencia a contingentes de la Fuerza Nacional de Seguridad Pública y del Ejército, que han logrado detener a 232 personas y que se quedarán en la zona hasta que la situación se normalice del todo, según fuentes gubernamentales.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA