Nueva disputa

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La ‘guerra’ entre Argentina y los denominados ‘fondos buitres’ sigue su curso, y el contencioso tiene ahora un nuevo foco de atención: Vaca Muerta. El Gobierno de Cristina Fernández acusa a estos fondos especulativos de querer apropiarse de los recursos del yacimiento. La ‘guerra’ entre Argentina y los denominados ‘fondos buitres’ sigue su curso, y el contencioso tiene ahora un nuevo foco de atención: Vaca Muerta. El Gobierno de Cristina Fernández acusa a estos fondos especulativos de querer apropiarse de los recursos del yacimiento, uno de los mayores del mundo.

«Su verdadero interés es la apropiación de recursos estratégicos del país, como es Vaca Muerta», ha asegurado el jefe de Gabinete del Ejecutivo argentino, Jorge Capitanich.

Unas declaraciones que llegan después de que un polémico artículo publicado por el economista del George W Bush Institute, Bernard Weinstein, donde advertía de que si Argentina no llega a un acuerdo con los fondos ‘buitre’ se revertirán las inversiones en Vaca Muerta, y el país continuará «importando combustible para siempre».

En el texto, Weinstein apunta que se trata de una de las reservas todavía no desarrolladas de petróleo más grandes del mundo, valorada en unos 250.000 millones de dólares (cerca de 185.000 millones de euros). Sin embargo, considera que si Argentina cae en ‘default’, podría perder los contratos firmados recientemente con Chevron y otras compañías para su explotación.

En respuesta, Capitanich ha insistido en que «Vaca Muerta está destinada a financiar nuestro propio desarrollo, y como contraposición, los fondos buitre directamente tratar de voltear la reestructuración de la deuda y de reinstalar a la Argentina en la timba financiera global».

El informa de Weinstein llegó además en un momento inoportuno, durante la celebración de la reunión del grupo de los países emergentes, los BRICS, en la que también participó Argentina. En el encuentro, la presidenta ya insistió en que “Argentina va a seguir cumpliendo con sus obligaciones, porque es un país solvente y está convencido de honrar sus deudas”.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA