Netflix vs Piratería: el videoclub legal aterriza en América Latina

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Hoy en día, el que piratea es porque quiere. Numerosos distribuidores de películas y series han salido a la palestra con el objetivo de paliar las descargas ilegales. Ahora, los usuarios de la Red en América Latina podrán descargar y ver vídeos online a bajo coste, todo gracias a Netflix. Este distribuidor se plantea como el más fuerte competidor para Cuevana y Taringa en Latinoamérica, ambas de origen argentino y con servicios similares. Hoy en día, el que piratea es porque quiere. Numerosos distribuidores de películas y series han salido a la palestra con el objetivo de paliar las descargas ilegales. Ahora, los usuarios de la Red en América Latina podrán descargar y ver vídeos online a bajo coste, todo gracias a Netflix. Este distribuidor se plantea como el más fuerte competidor para Cuevana y Taringa en Latinoamérica, ambas de origen argentino y con servicios similares.

La piratería en América Latina representó en 2010 una tasa mundial del 42%. El subcontinente constituye casi la mitad de este fenómeno en todo el mundo. La piratería golpeó a muchos distribuidores de video en Latinoamérica y fue un factor que ayudó a la desaparición de grandes compañías como Blockbuster, una cadena estadounidense que se dedicaba al alquiler de DVD’s.

Netflix llega a los países latinoamericanos como el videoclub en línea que consiguió desplazar del mercado estadounidense a Blockbuster. El distribuidor, que fue fundado en 1997 en California por Marc Randolph y Reed Hastings, se distinguió de otros videoclubes por ser de los primeros en ofrecer servicio en línea y rentas ilimitadas sin fechas de entrega o cargos por retraso.

A partir de 2006 la compañía entró al mercado de la distribución y producción de cine independiente, aunque en 2008 terminó desligándose de este último servicio al considerar un nivel de competencia demasiado alto. Inicialmente distribuía DVD’s mediante correo, pero desde 2007 introdujo la opción de streaming o transmisión en línea que permite ver contenidos al momento y ‘en directo’ desde un ordenador.

El crecimiento de la compañía llevó a rivales poderosos, como Blockbuster, a la bancarrota en 2010. Actualmente, la compañía cuenta con 23,6 millones de suscriptores y sus planes de expansión apuntan hacia América Latina y Europa.

Netflix es un distribuidor que, de forma totalmente legal, ofrece en streaming, en cualquier momento y sin cortes, contenidos audiovisuales. Eso sí, a cambio de una cuota de suscripción mensual que rondará los 8 dólares (6 euros). Reed Hastings, fundador de la compañía, presentará esta estrategia innovadora para el mercado latinoamericano, en un lanzamiento simultáneo que incluye a Venezuela, Ecuador y Perú. La idea es conquistar nuevos mercados en 43 países de América Latina y el Caribe.

Todo apunta que Netflix será todo una revolución. Esta plataforma de vídeo ofrece un servicio a través de ‘streaming’, lo que significa que no podrá ver películas si no está conectado a la red. Para poder acceder a las prestaciones se deberá crear un cuenta. Para ello se requiere una tarjeta de crédito válida, a la que se descontará el cargo mensual del plan elegido, cuya tarifa dependerá de la elección de contenido adicional en alta definición. Está previsto que el coste más bajo para disfrutar de los servicios ronde los 8 dólares (6 euros). Después de realizar estos simples trámites, el usuario tendrá acceso ilimitado a una biblioteca de miles de películas y series.

Netflix ha confirmado que su servicio de distribución de contenidos online comienza a operar en Brasil y que estará disponible en 43 países más de América Latina a partir del próximo 12 de septiembre. La compañía asegura que ha investigado los hábitos de los países para garantizar una oferta de contenidos atractiva y un sistema que garantice la calidad del visionado.

Después de mostrar un modelo de negocio exitoso en EEUU, con más de 25 millones de usuarios y Reino Unido, la compañía se ha lanzado a conquistar nuevos mercados. En 2012 llegará a España, pero antes, como hemos explicado, estará disponible en América Latina.

No obstante, Netflix se enfrenta a dos duros competidores en América Latina, Cuevana y Taringa. Estas dos últimas, además, de origen argentino. Ofrecen servicios similares, aunque no idénticos. Cuevana permite a los usuarios disfrutar de series y películas online sin restricciones de tiempo. Mientras, Taringa permite a los usuarios compartir cualquier tipo de contenidos, vídeos, juegos, software, música, etc.

Resulta curioso que estas webs hayan surgido en Argentina. Sin embargo, tiene una explicación lógica. La piratería ahonda más frecuentemente en países con menos recursos económicos, por ello son los primeros en intentar hacerse con películas o música de manera gratuita.

En cuanto a países, Venezuela es la nación de América Latina con la tasa más alta de piratería de programas informáticos, un 87%, según datos del estudio mundial de Business Software Alliance (BSA). Le siguen en esa lista Paraguay con un 82% y Bolivia con el 80%. Mientras que los países que menos utilizan software de origen ilegal en la región son Colombia con un 55%, Brasil con el 56% y Costa Rica con el 59%. El estudio contabiliza la piratería en todo tipo de programas, desde juegos para ordenadores hasta aplicaciones industriales, pasando por sistemas operativos y programas antivirus.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA