Money Wars

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La ‘guerra de las divisas’ se apodera de los mercados financieros. Las quejas de Guido Mantega, ministro de Hacienda brasileño, respecto a la depreciación deliberada que han realizado los países ‘desarrollados’ como EEUU, ha abierto un debate entre los especuladores internacionales. Los Gobiernos llevan a cabo diferentes acciones para frenar el rally de sus monedas, como Brasil, que ha mandado al Fondo Soberano a comprar todos los dólares que su capacidad monetaria le permita, mientras los observadores financieros se muestran convencidos de que estos intentos no tendrán resultado alguno. Para otros países, como Ecuador, su preocupación radica en la posible apreciación de la moneda china, el yuan. La ‘guerra de las divisas’ se apodera de los mercados financieros. Las quejas de Guido Mantega, ministro de Hacienda brasileño, respecto a la depreciación deliberada que han realizado los países ‘desarrollados’ como EEUU, ha abierto un debate entre los especuladores internacionales. Los Gobiernos llevan a cabo diferentes acciones para frenar el rally de sus monedas, como Brasil, que ha mandado al Fondo Soberano a comprar todos los dólares que su capacidad monetaria le permita, mientras los observadores financieros se muestran convencidos de que estos intentos no tendrán resultado alguno. Para otros países, como Ecuador, su preocupación radica en la posible apreciación de la moneda china, el yuan.

Los mercados financieros han comenzado una nueva etapa en esta crisis internacional. El tema a debate no es otro que el valor de las monedas y las pérdidas de competitividad. Los países desarrollados, como EEUU o la UE, procuran que sus monedas se deprecien para beneficiarse de ello en las relaciones comerciales.

Mientras tanto, los mercados emergentes viven una situación económica sin igual en su historia. Pero el momento por el que pasan las primeras potencias mundiales les están perjudicando más de lo esperado. Como ha declarado Jackie Maubre, de Cohen Bursátiles, a este medio, esta ‘guerra’ es un ‘juego político’, que más que depender de las fluctuaciones del mercado, ‘se basa en las decisiones que toman cada uno de los Gobiernos’. Maubre confía que la situación financiera’se ajustará de forma natural’.

Parece que el problema lo tendrán que resolver cada uno de los Gobierno desde sus gabinetes. “Deben ser las políticas económicas internas las que vayan realizando éstos ajustes, que de forma dinámica volverán a normalizar la situación de las divisas”, concluye Maubre.

Lo que podía suponer una oportunidad única, se está convirtiendo casi en una pesadilla. La situación económica que tiene la primera potencia latinoamericana, Brasil, refleja un crecimiento resultado de las acciones que ha realizado el Gobierno de Luiz Inácio Lula da Silva. Todo ello, junto a la depreciación del dólar, ha llevado al real brasileño a apreciarse un 4,91%, desde el 3 de julio de 2010, frente al billete verde,

La apreciación del real no es una víctima de esta ‘guerra’, según los analistas. Hay que tener en cuenta que Brasil tiene una economía en pleno crecimiento, con sólidos fundamentos económicos y unas tasas de interés altas, características que no han pasado por alto los inversores internacionales.

“El Gobierno tiene un papel difícil, al haberse convertido en víctima de su propio éxito. Ya que ha conseguido que entre capital extranjero en el país, pero, a cambio, a causado que se fortaleciera el real. Lo que ha dado a una situación contradictoria: quieren que los flujos monetarios sigan entrando pero al mismo tiempo tienen que contener la revalorización del real”, declara Luis Flores, de IXE, a Américaeconomica.com.

El problema de la economía brasileña no reside en la apreciación del real, sino en el bajo valor agregado de sus productos manufacturados, según Flores. Si este valor fuera mayor, el Gobierno de Lula no se preocuparía tanto por el rally de su moneda, culmina.

La situación para Brasil empeoró la semana pasada como resultado del éxito de la operación de Petrobras, en la cual ha realizado la mayor ampliación de capital de la historia, valorada en unos 20.400 millones de reales (52.117 millones de euros).

La entrada masiva de dólares en territorio brasileño, con la consecuente demanda de reales, ha provocado parte de la apreciación de esta divisa. Una operación que deseaba Lula, y que era muy buena noticia para Brasil, ha podido perjudicar gravemente a los intereses de la economía brasileña.

Brasil, un país principalmente exportador, ha recibido la apreciación del real como una de las peores noticias que le podían dar. El Gobierno ya busca formas de dejar de perder competitividad en sus relaciones comerciales.

Para ello, ha echado mano de su Fondo Soberano, al cual le pedido que utilice toda su ‘fuerza’ para frenar el rally de la divisa. Son sólo 10.000 dólares (unos 7.950 euros), pero las autoridades brasileñas esperan que sea suficiente para desalentar a los especuladores que quieran aprovechar el hueco abierto en el mercado de divisas por la oferta de acciones de Petrobras. Además, ya está pensando en poner un impuesto a la entrada de capitales.

Pero la divisa que más se ha fortalecido en la región latina ha sido el peso chileno. Para combatir la apreciación de la divisa, el gobierno de Sebastián Piñera ha presentado un presupuesto austero para el año 2011.

Según los analistas consultados por Américaeconomioca.com, es el más bajo en términos reales desde el año 2003. Esto representa que el Estado chileno quiere gastar menos dinero.

Juan Álvaro Reyes, analista de divisas de la casa chilena Imtrust, ha dicho a Americaeconomica.com que la apreciación del peso chileno se debe principalmente a dos motivos. La devaluación de divisas que mantienen en los últimos tiempos países como EEUU y Japón no afecta tanto a Chile como la tendencia alcista en su tasa de interés y el encarecimiento del cobre.

En efecto, el peso chileno se ha fortalecido en los últimos tres meses un 10,93%, cifra que en un mes asciende a un 3%.

Según los expertos consultados por esta publicación, cuando las tasas de interés chilenas eran más bajas los inversores compraban dólares en Chile para después llevarlo a otros países con una mayor tasa. Pero ahora que este ratio se ha incrementado en 50 puntos básicos el último mes, después de una tendencia alcista en cuatro meses, los inversores vuelven, lo que incrementa las presiones sobre la divisa.

Por otra parte, Chile es un país principalmente exportador, y la materia prima que hace gala de sus ventas al exterior es el cobre. El precio de este metal se encuentra en la actualidad en los 3,722 dólares (2,73 euros) por tonelada, su precio más alto de los últimos 26 meses, es decir, desde julio del 2008.

Un tercer factor que ha afectado a la divisa chilena ha sido el terremoto que sufrió el país a principios de año. Los analistas consultados por EL BOLETÍN afirman que parte del dinero que el Fisco gastó en la reconstrucción salió de dinero invertido en el extranjero.

Las especulaciones sobre una posible intervención en el tipo de cambio retumban entre los analistas chilenos. La divisa está hoy a un precio de 475 pesos por dólar, es decir, 647 pesos por cada euro.

En medio de la guerra de devaluación de divisas que ocupa a los bancos centrales mundiales, los analistas ecuatorianos se preocupan por una posible apreciación de la divisa china. Según comentó Patricio Durán, experto en divisas de la firma ecuatoriana Fiduvalor, a Americaeconomica.com, “la apreciación del yuan afectará a las exportaciones chinas”.

El analista ve el movimiento del yuan como seguro en un futuro próximo, debido a las medidas anunciadas durante esta semana por el Congreso de EEUU. Éstas daban luz verde a una ley que permite al Gobierno sancionar a los países que intervienen en lo mercados cambiarios, y que tiene como principal objeto castigar a una nación que mantiene un tipo de cambio artificialmente bajo como es el caso de China.

Si bien las medidas tomadas en los últimos tiempos por la Reserva Federal estadounidense no afectan a Ecuador, ya que su divisa es el dólar, sí disminuyen las posibilidades de exportación del país el hecho de que el euro se revalorice.

China se ha convertido en el principal socio de Ecuador. Según analistas locales, el país ha dado un giro desde la anterior dependencia hacia EEUU. El latinoamericano y el asiático han firmado tres contratos de crédito de gran trascendencia para Ecuador. Por eso, cuando el yuan se aprecie, las exportaciones chinas serán más caras, y los proyectos tendrán un incremento en el precio.

Uno de los contratos que más beneficiarán a Ecuador es el proyecto Coca Codo Sinclair, según el cual China ayudará a construir generadores de energía en el país, y así éste, que en la actualidad sufre épocas de déficit energético, podría llegar incluso a exportar energía.

El Banco de Desarrollo chino ha depositado 800 millones de dólares (587 millones de euros) en Ecuador como parte de un acuerdo firmado en agosto.

Esta suma representa la primera parte de los 1.000 millones de dólares (733 millones de euros) que, según este acuerdo, China prestará al país latinoamericano para financiar varios proyectos de interés nacional.

Los 200 millones de dólares (146 millones de euros) restantes están destinados a proyectos del sector petrolero, mientras que la parte ya entregada financiarán el desarrollo de proyectos de infraestructura, minería, telecomunicaciones, transporte, vivienda, desarrollo social y del sector energético.

Además, China se ha convertido en el principal destino de las exportaciones de petróleo de Ecuador, cifra que en lo que llevamos de año asciende al 72% de las ventas de la materia prima. Además, en octubre, la estatal Petroecuador entregará a la también empresa pública Petrochina diez cargamentos de crudo, lo que representa un total de 3,9 millones de barriles.

Por el contrario, a otros países como Argentina no le está afectando está ‘guerra’, ya que su actual depreciación frente al dólar no es un aspecto negativo. Es más, las exportaciones del país presidido por Cristina Fernández se ven beneficiadas por una mayor competitividad en sus precios. Como señalan los analistas consultados, la preocupación principal para la nación es su inflación. El peso argentino se ha depreciado en los últimos tres meses frente al dólar un 0,7%

Tendrá que pasar el tiempo para poder ver cómo se desarrollarán los acontecimientos. Las actuaciones de los diferentes gobiernos serán las que marquen el devenir de esta guerra.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA