Merkel y Sarkozy escenifican un ‘acuerdo’ para calmar a los mercados

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente francés, Nicolas Sarkozy, se han reunido hoy para abordar la crisis de Grecia. Tras escenificar un acuerdo del que en realidad no han aportado ningún detalle y matizar que Atenas no va a recibir las ayudas en los próximos días, los mercados se han relajado sin explicación aparente. La canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente francés, Nicolas Sarkozy, se han reunido hoy para abordar la crisis de Grecia. Tras escenificar un acuerdo del que en realidad no han aportado ningún detalle y matizar que Atenas no va a recibir las ayudas en los próximos días, los mercados se han relajado sin explicación aparente.

Según algunos gestores de hedge funds consultados por Americaeconomica.com, éstos esperaban precisamente que en los próximos días se tomase una decisión en torno a la economía helena. Así, la deuda a diez años helena ha pasado de ofrecer un 18,28% de rentabilidad a primera hora de la mañana a comprarse por un 17,39%. La prima de riesgo de los periféricos ha protagonizado descensos verticales de hasta 30 puntos en algunos casos.

No sólo se han beneficiado los operadores del mercado de deuda, los gestores de fondos han expandido el aparente clima de optimismo también a la renta variable y a las divisas. Las bolsas europeas han abandonado el rojo y se han anotado alzas hasta del 5%, como en el caso de Atenas, el euro ha retomado el terreno perdido frente al dólar hasta un cambio de 1,43 billetes verdes por cada moneda europea.

A potenciar el rebote de este acuerdo ha ayudado el que hoy se haya celebrado la cuádruple hora bruja, que así se conoce a esta sesión -una de las cuatro del año- en que vencen los derivados trimestrales de futuros y opciones sobre índices bursátiles y acciones. En estas sesiones, los analistas advierten que es común la volatilidad, por lo que las noticias como la de hoy son magnificadas por los operadores.

Expertos como David Galán, de Bolsa General, dicen que el hecho de que coincida el ‘acuerdo’ con esta peculiar sesión ha inclinado las operaciones hacia un tono claramente positivo que ha invitado a los inversores a deshacer las posiciones cortas que habían tomado en las últimas jornadas en los parqués de toda Europa.

Un movimiento más que ha suscitado las críticas de Bini Smaghi hacia el tratamiento que está recibiendo la crisis griega por parte de las autoridades europeas. El hasta ahora consejero del Banco Central Europeo, invitado por Berlusconi a abandonar el cargo para dar entrada a un francés en la institución monetaria una vez que su compatriota Draghi asuma el mando de la misma, ha cargado contra la idea de que los acreedores privados participen en el rescate de la economía griega. Smaghi ha dicho en Estocolmo que “los inversores especulativos a corto plazo se benefician de esta perversa posibilidad, mientras que los inversores a largo plazo son castigados”, pues sufren la volatilidad provocada en los mercados por los operadores de perfil más especulativo.

A la defensa de la toma de partido de las empresas privadas ha salido también hoy mismo el consejero delegado de Deutsche Bank, Josef Ackermann. El directivo se ha ofrecido en San Petersburgo para ayudar a la economía griega a salir del atolladero en que se encuentra a través de una suerte de ‘plan Marshall’ gestionado directamente por las empresas que opten por entrar ahora en el mercado heleno.

Según algunos operadores de fondos de inversión consultados por Americaeconomica.com, el dirigente del único banco alemán que no ha recibido ayudas del Estado y que parece dictar la política a seguir por el gabinete de Angela Merkel, podría estar interesado en tomar parte en las privatizaciones que Papandreu ha llevado a cabo en los últimos tiempos para retrasar los impagos y hacer frente a la deuda contraída precisamente con estos acreedores privados. Un ejemplo de estas operaciones es la reciente venta de un 10% la ‘teleco’ griega OTE a Deutsche Telekom por 410 millones de euros, un precio de saldo según los expertos que sólo se explica desde la complicada situación en que Atenas se encuentra para hacer frente al pago a vencimiento de su deuda soberana.

Como se mencionaba al principio, Merkel ha anunciado tras reunirse con el mandatario francés en Berlín que no existen fechas concretas ni itinerarios marcados para enviar las ayudas adicionales a Grecia, aunque sí ha matizado que “se trata de ir lo más rápido posible”.

“Cuando Grecia diga que acepta sus compromisos nosotros aceptaremos los nuestros. No queremos dar fechas, no queremos decir que será en septiembre por ejemplo, pues se trata de ir lo más rápido posible”, comentó la canciller. Sarkozy intervino al término del encuentro y aseguró que tanto Berlín como su Gobierno están de acuerdo en que haya un nuevo programa para el país y urgió a Atenas a que afronte un programa más severo de recortes, que incluya más privatizaciones.

Precisamente, el Ejecutivo del socialista George Papandreu acaba de anunciar unos cambios realizados en su gabinete con el objetivo de lograr la aprobación de un nuevo paquete de medidas de austeridad en el Parlamento y evitar un impago. El mandatario del país mediterráneo ha nombrado al actual ministro de Defensa, Evangelos Venizelos, para los cargos de ministro de Finanzas y viceprimer ministro. Estos cargos los abandona el impopular George Papaconstantinou, que se encargará de la cartera de Medio Ambiente.

Sobre el camino que puede tomar el nuevo rescate de Grecia (que ya recibió 110.000 millones de euros hace trece meses) éste pasa, para ambos mandatarios, por la Solución Viena, que incluiría la participación de los acreedores privados en este asunto. Pero con carácter voluntario. “La Solución Viena es una buena base y creo que podemos avanzar a partir de este planteamiento”, afirmó la canciller.

Los expertos aseguran que esta iniciativa conllevará que los mayores acreedores del país mediterráneo (los bancos alemanes y franceses, según las cifras del BIS) mantengan su exposición a Grecia una vez venzan los bonos que tienen en la actualidad. Sin embargo, los expertos consultados por este periódico han puesto en duda que el carácter voluntario sea realmente voluntario.

Estas fuentes han indicado que, salvo el Deutsche Bank, el resto de los grandes bancos alemanes están tutelados por el Gobierno germano, y que probablemente sea éste el que les indique por dónde ir. Esta influencia, sin embargo, no se daría en Francia para estos expertos

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA