¿Merece la pena comprar vinos caros y esperar a una ocasión especial?

Vinos

Vinos

El mundo de los vinos es algo bastante valorado en España pero que puede ser difícil en primera instancia entrar en él. En primer lugar, cabe destacar que encontrarse con un sibarita del vino puede ser algo intimidante y es por ello que mucha gente, para no defraudar a nadie, compra un vino caro para cualquier ocasión. Sin embargo, esto muchas veces supone que debido a una mala conservación del vino, este se deteriora y la inversión de dinero no se refleja en el producto.. Es por ello, pero para no desperdiciar tu dinero te vamos a explicar cuándo realmente es necesario cumplir una serie de condiciones en la conservación de un vino, por ejemplo, con un enfriador.

Condiciones de conservación de vino

El mundo del vino es enorme, y dentro de él también se encuentran un gran rango de tipos de vino. En primer lugar, hay que diferenciar entre vinos tintos, blancos o rosado. Y que incluso dentro de cada una de estas clasificaciones también hay diferencias, sobre todo en los tipos de vino blanco ya que pueden estar o no espumados. De esta manera, cada uno de estos tipos necesita también unas condiciones muy concretas y precisas para que el vino no pierda su sabor, o que incluso se ponga malo e imbebible.

Lo primero que hay que tener en cuenta es la posición en la que se deben conservar los vinos, y esto es igual independientemente del tipo. La posición óptima antes de abrir una botella es mantenerla en posición horizontal, es decir, tumbada. Sin embargo, una vez la botella ya ha sido abierta tendrá que ser conservada en vertical, de pie, para que la superficie en contacto con el aire sea lo menor posible. De esta manera, antes de abrir la botella esta puede ser conservada durante años, mientras que una vez abierta solo dura unos cuantos días antes de que se pique y se eche a perder.

Sin embargo, hay algo aún más importante que la posición de la botella, lo más importante siempre es a qué temperatura se conservan las botellas. Para los vinos tintos hay que mantenerlos entre 5ºC y 17ºC, mientras que los blancos tienen un rango más estrecho de 8ºC a 15ºC. Además, no solo es mantenerlo en ese rango, sino que no pueden tener cambios bruscos de temperatura, es decir, se debe mantener más o menos constante. Esto es sencillo si dispones de una bodega bajo tierra a la que no le dé nunca la luz del sol, sin embargo, la mayoría de la gente no disponemos de bodegas propias.

Dónde conservar el vino

Como es difícil construir una bodega de repente, existen alternativas para conservar el vino de manera apropiada, estas consisten en enfriadores. En concreto, en el mundo del vino se les suele conocer como vinoteca de botellas. Estas vinotecas son las encargadas de mantener una temperatura óptima y constante para que el vino se conserve bien. Las botellas se meten de manera horizontal en su interior, y además, también mantiene la humedad relativa constante, otro punto a tener en cuenta en la conservación del vino.

Estas vinotecas vienen en un amplio rango de precio, sin embargo, su diferencia más grande suele ser el número de botellas que puede conservar en su interior. Por lo tanto, si quieres crear una gran colección de botellas de vinos, te recomiendo optar por una algo más cara. Eso sí, es importante que la vinoteca te permita alterar la temperatura a la que se debe mantener constante para tener un control absoluto de las condiciones de tu vino. Esto es imprescindible tanto para modelos caros como para modelos más baratos.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA