Más problemas para Cristina

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La oposición argentina ha conseguido, después de más de 10 horas de debate, ‘derrotar’ a la presidenta, Cristina Fernández de Kirchner, en la Cámara de Diputados, al rechazar el decreto para el pago de la deuda. Un poco antes el ministro de Economía del país, Amado Boudou, anunciaba públicamente la propuesta del canje de deuda. El titular de economía aseguró que en 10 días se abrirá la oferta, cuando estén listos los trámites administrativos. La oposición argentina ha conseguido, después de más de 10 horas de debate, ‘derrotar’ a la presidenta, Cristina Fernández de Kirchner, en la Cámara de Diputados, al rechazar el decreto para el pago de la deuda. Un poco antes el ministro de Economía del país, Amado Boudou, anunciaba públicamente la propuesta del canje de deuda. El titular de economía aseguró que en 10 días se abrirá la oferta, cuando estén listos los trámites administrativos.

Para cancelar 20.000 millones de dólares de deuda en default desde 2001, el Gobierno de Cristina Fernández emitirá nuevos bonos por cerca de 10.000 millones de dólares. Según ha asegurado la mandataria en numerosas ocasiones con esta operación pretenden devolver a Argentina a los mercados financieros internacionales.

El ministro argentino insistió en que ya cuentan con todas las autorizaciones de los organismos que regulan los mercados financieros en Japón, EEUU, Italia, Alemania y Luxemburgo. Sin embargo, Boudou señaló que aún faltan otros trámites, como el registro de los bonos que se van a ofrecer en la operación.

Boudou había anunciado la propuesta del canje para el pasado mes de diciembre de 2009, pero la oferta se retrasó, por el impacto de la situación financiera internacional, pero también por fallos en la gestión de la oferta.

La oferta es similar a la presentada en 2005, durante la gestión de Néstor Kirchner. Aunque en la práctica, los tenedores de bonos recibirán títulos por unos 50 dólares por cada 100 en papeles. Además, para convencer a los minoristas, el Gobierno mejoró la oferta, en lugar de cancelarles los intereses con bonos, habrá un pago con dinero en efectivo.

Los inversores se negaron a aceptar la oferta de Néstor Kirchner en 2005 para la recompra de deuda. El entonces presidente ofreció un precio de 30 centavos de dólar por cada bono, es decir un 32% del valor nominal, pero un 24% se negó a vender por debajo del precio establecido en la compra.

La mandataria utilizará las reservas del Banco Central de Argentina para pagar parte de los vencimientos de deuda de 2009, que ascienden a 6.500 millones de dólares (4.825 millones de euros). Pero por el momento tendrá que esquivar algunos problemas. Con 140 votos en contra, 93 a favor y 6 abstenciones, ha quedado desautorizado el decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) que puso en marcha el llamado Fondo de Desendeudamiento.

Esto no significa que el fondo tenga que dejar de funcionar, porque todavía hace falta que se pronuncie el Senado, donde la oposición y los kirchneristas están muy igualados. Los críticos a esta estrategia de Cristina Fernández insisten en los posibles efectos inflacionarios del uso de las reservas de la autoridad monetaria para el pago de deuda.

Además, Cristina Fernández tiene que enfrentarse a otro obstáculo: el juez estadounidense Thomas Griesa, que ordenó a los abogados del Gobierno de Argentina a presentarse en la corte de EEUU para responder a preguntas relacionadas con el plan de reestructuración de deuda, en poder de tenedores de bonos que no aceptaron una operación similar en el 2005.

Los letrados argentinos explicaron por qué no debería la Corte norteamericana emitir un bloqueo del canje de deuda, después de que un reducido grupo de bonitas interpusieran una acción de amparo. Tal anuncio podría poner en riesgo la concreción del canje, por unos 20.000 millones de dólares en deuda impaga.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA