Los dueños del dinero

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Varios “barones” del capital riesgo se reunieron hace unos díasen un hotel de Nueva York con representantes de grandes inversores institucionales para discutir la situación de las dos partes en la industria del capital privado, y con el objetivo de buscar una posición común de cara a la próxima reunión del G-20 que se celebrará en Toronto el próximo mes de junio. Varios “barones” del capital riesgo se reunieron ayer martes en un hotel de Nueva York con representantes de grandes inversores institucionales para discutir la situación de las dos partes en la industria del capital privado, y con el objetivo de buscar una posición común de cara a la próxima reunión del G-20 que se celebrará en Toronto el próximo mes de junio.

En la reunión estuvieron presentes algunos de los gestores más afamados, como David Rubenstein, cofundador de Carlyle Group- el fondo relacionado con la fortuna familiar de los Bush-, Glenn Hutchins, copresidente ejecutivo de Silver Lake Partners , y Jim Coulter, cofundador de TPG.

Por el lado de los fondos soberanos y de los inversores de fondos de pensiones acuden Joe Estimado, jefe de inversiones de Crapel, el sistema de jubilación de los empleados públicos del Estado de California, dotado con 200.000 millones de dólares, así como John Breen, director de inversión del Canada Pension Plan Investment Board, y Ahmed Gubash, el jefe de capital privado en el Abu Dhabi Investment Authority.

Según publica la agencia Dow Jones, el inusual encuentro habría sido además una de las señales más fuertes de que los inversores (fondos de pensiones y fondos soberanos) quieren tener una influencia más activa sobre las comisiones que cobran los gestores. Algunas firmas cobran unos “honorarios de acuerdo” en cuanto compran las compañías y luego otros “de salida” cuando las venden, y sólo una parte de las ganancias conseguidas se comparten con los inversores que han puesto el dinero.

En este sentido, hay aún muchas aristas que pulir entre los diversos actores. De puertas adentro, y según publica la agencia estadounidense, los directivos de firmas que no cobran este tipo de honorarios critican a los que sí lo hacen. Sin embargo, en un encuentro con los inversores institucionales no está claro cuál es la postura que han tomado.

En otra señal de la tensión entre ambas partes que intentan superarse antes de junio, los responsables de Calpers, el fondo de pensioens de los profesores de California, habrían enviado una carta a sus colegas de Pemira, una firma de capital riesgo británica. En la misiva los estadounidenses muestran su preocupación por la posibilidad de que Hugo Boss cierre una fabrica en Ohio, operación que dejaría en la calle a unos 300 trabajadores. Pemira posee una participación de un 75% en Valentino Fashion Group, empresa a la que pertenece la marca Hugo Boss.

La reunión habría sido organizada por un grupo de grandes inversores del capital privado, conocido como Institutional Limited Partners Association, o ILPA, que gestionan activos en conjunto de 3 billones de dólares, Una cantidad que multiplica por tres la capacidad de generar riqueza que tiene el estado español en un año.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA