Los desafíos de Peña Nieto

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El vencedor de las pasada elecciones, Enrique Peña Nieto, asumirá la presidencia del país latinoamericano el 1 de diciembre. Pero la cuenta atrás no parece un camino de rosas para el próximo mandatario, el ‘equipo’ del líder priísta se enfrenta a un posible problema con las exportaciones debido a la fuerte subida del peso mexicano y debe estar a la altura a la gestión de Felipe Calderón, ‘apoyada’ por el 64% del país, según una encuesta conocida esta semana. El vencedor de las pasada elecciones, Enrique Peña Nieto, asumirá la presidencia del país latinoamericano el 1 de diciembre. Pero la cuenta atrás no parece un camino de rosas para el próximo mandatario, el ‘equipo’ del líder priísta se enfrenta a un posible problema con las exportaciones debido a la fuerte subida del peso mexicano y debe estar a la altura a la gestión de Felipe Calderón, ‘apoyada’ por el 64% del país, según una encuesta conocida esta semana.

El atractivo económico de México, que se ha convertido en un deseable destino de los flujos financieros, sobre todo en tiempos de problemas en Europa y EEUU, podría convertirse en una trampa mortal para el avance del país debido a la subida del peso mexicano frente al dólar. Si la divisa se revaloriza un 2,3%, podría afectar a las exportaciones.

El incremento de fondos e inversión extranjera, como por ejemplo el crecimiento del sector automotriz con la expansión en la nación de General Motors, Honda o Volkswagen, está derivando en una fuerte subida del peso mexicano frente a la divisa estadounidense.

México ocupa un lugar central en el sector automovilístico a nivel mundial. La mano de obra altamente cualificada y los bajos costes de fabricación del país latinoamericano atraen la atención de los inversores. Una situación de la que se hizo eco esta semana el prestigios diario estadounidense The Wall Street Journal que pronostica que, en un período de seis años, la potencia pasará de ocupar el noveno lugar en la producción de vehículos a posicionarse en el cuarto puesto, sólo por detrás de Alemania, Corea del Sur y Japón.

Pero lo que parecen buenas noticias puede tener consecuencias negativas. Actualmente, la moneda mexicana se sitúa alrededor de los 13 pesos por dólar, incluso durante la jornada de hoy a llegado a cotizar por debajo de este cambio en operaciones previas a la apertura del mercado. De momento, la situación no supone un fuerte impacto para el comercio mexicano, tal y como han asegurado a AMÉRICA ECONÓMICA fuentes del Departamento de Estrategia de la consultora Punto Casa de Bolsa.

El problema es que, según estos analistas, si el peso sube a los 12,70 por dólar, repercutiría negativamente en las exportaciones del país. Un incremento del 2,3% de la divisa mexicana supondría un gran quebradero de cabeza para el próximo mandatario de la potencia latinoamericana, que podría ver como el sueño de prosperidad económica del país se desinfla.

No es al único desafío al que se deberá enfrentar el Gabinete de Peña Nieto. Una encuesta señaló esta semana que el 64% de los mexicanos está de acuerdo con la gestión que ha llevado a cabo el presidente mexicano que próximamente abandonará su mandato, Felipe Calderón.

El estudio, llevado a cabo por Buendía&Loredo, señala por otro lado, que el 25% de los encuestados no está de acuerdo con su manera de hacer las cosas. El 11% restante, mientras tanto, ni aprueba ni desaprueba la labor del mandatario.

La encuesta, que ha hecho pública el diario venezolano El Universal y de la que se ha hecho eco América Economía, apunta que mandatario mexicano acaba su gestión “con una tendencia positiva en sus cotas de aprobación”. Según el estudio, el segmento poblacional que apuntala este crecimiento es el de los mexicanos de entre 30 y 45 años.

Los puntos en los que mejor ha sido valorado Calderón ha sido en la lucha contra las drogas, el 26% de las personas entrevistadas ha señalado que ha sido lo mejor que ha hecho, mientras que el 19% lo considera su mayor fracaso. Un 16% mientras, considera la reducción de la pobreza como el mayor acierto del Ejecutivo.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA