Los deberes de Dilma

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha advertido de nuevo esta semana a Brasil de que debe poner freno al aumento del crédito que experimenta en esta fase expansiva de su desarrollo, puesto que el no hacerlo podría provocar un “sobrecalentamiento” de su economía y problemas de inflación y debilidad bancaria. La presidenta del país, Dilma Rouseff, ha tomado nota. El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha advertido de nuevo esta semana a Brasil de que debe poner freno al aumento del crédito que experimenta en esta fase expansiva de su desarrollo, puesto que el no hacerlo podría provocar un “sobrecalentamiento” de su economía y problemas de inflación y debilidad bancaria. La presidenta del país, Dilma Rouseff, ha tomado nota.

En un informe remitido al G20, el organismo internacional advirtió de que Brasil se enfrenta a un gran aumento de la demanda interna, un fuerte flujo de capitales y un incremento del crédito, lo que podría provocar situaciones de vulnerabilidad y debilidad financiera que frenaran el crecimiento exponencial del país brasileño.

«Hay un riesgo real de complacencia, fatiga o renuencia a adoptar políticas duras. Son necesarias acciones para garantizar que las amenazas pendientes a la estabilidad financiera global se aborden de una vez por todas, y que se haga a través de la cooperación internacional», indicó el director monetario del FMI, José Viñals, esta semana.

Lo cierto es que según los últimos datos, la inflación en lo que va de 2011 alcanza un 6´44%, no muy lejos del 4,5% que el Gobierno de Rousseff se fija como prioritario pero aún así preocupante. Por ello, el Banco Central de Brasil se plantea seriamente elevar de nuevo el tipo de interés para intentar contener el proceso inflacionario, aunque por ahora se barajan otras opciones menos drásticas para enfriar la economía brasileña y no devaluar el real.

Según el FMI, Brasil necesita poner en marcha políticas de consolidación fiscal y mayores tasas de interés, además del uso de medidas de controles de capital para poner freno al citado aumento del crédito, que puede provocar procesos inflacionarios y el aumento de los precios del mercado inmobiliario. «Los signos de aumento de la burbuja de crédito en algunas economías emergentes del G-20 puede suponer riesgos de posible crisis financiera y un aterrizaje forzoso para el crecimiento económico», advirtió el Fondo Monetario Internacional (FMI) en su informe, en el que también recomendó una subida de interés a otros países como China o Turquía, que también están en plena expansión del crédito.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA