Los ‘amigos’ de Eike Batista

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Eike Batista, el séptimo hombre más rico del mundo, según la revista Forbes, está a punto de consolidar su imperio empresarial gracias al brillo de sus nuevos y potentes socios internacionales. Por ahora son sólo dos pero muy importantes el fondo de inversión estatal Mubadala de Abu Dabi y General Electric. Eike Batista, el séptimo hombre más rico del mundo, según la revista Forbes, está a punto de consolidar su imperio empresarial gracias al brillo de sus nuevos y potentes socios internacionales. Por ahora son sólo dos pero muy importantes el fondo de inversión estatal Mubadala de Abu Dabi y General Electric.

Las dos incorporaciones se han producido este mes y, por el momento, tienen un valor más bien simbólico. A principios de mayo, Mubadala pago 2.000 millones de dólares por un 5,63% de EBX, el holding del que cuelgan todas las empresas de Batista y esta misma semana la empresa estadounidense invirtió 300 millones de dólares para conseguir un 0,8% del mismo grupo.

Pero estas dos compañías no serán las últimas en incorporarse al selecto grupo. Batista ha admitido que un nuevo inversor, en este caso procedente de Asia, está a punto de desembolsar unos 500 millones para hacerse con un 1% de la empresa desde la que el magnate brasileño controla sus negocios.

Unos negocios que se extienden por multitud de sectores, desde la construcción a la industria naviera, o la relacionada con el ocio y los contenidos audiovisuales y un imperio que cuenta ya con seis compañías cotizadas en distintas bolsas latinoamericanas.

Su popularidad, además, es creciente, e incluso rivaliza con la de Carlos Slim, el mexicano a quien Forbes, considera el hombre más rico del mundo y a quien Batista ha prometido adelantar en cuanto pueda.

El origen de su imperio empresarial, basado en la minería y los recursos naturales, es, según algunos articulistas, una metáfora del Brasil moderno. Batista ha ido entrando paulatinamente en los mismos negocios que surgían en su país. Por eso, los segundo que hizo fue lanzarse a la construcción de infraestructura y, por supuesto, no ha dejado de participar en el ‘boom’ del petróleo que se ha producido recientemente.

Ahora le falta completar una verdadera expansión internacional, algo que sirvió para consolidar a Slim como la principal gran fortuna del subcontinente. De momento, sus primeros pasos los ha dado cerca de Brasil. En Colombia, donde, además, ha entrado en negocios que conoce bien, en este caso la minería de Carbón.

Pero Batista tiene otros planes y ha puesto sus ojos en negocios, ¿y territorios?, en los que sus nuevos socios de EBX si están bien instalados. ¿Piensa entonces el magnate brasileño probar fortuna en EEUU? Quines le conocen, no lo descartan.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA