Los accionistas de Telefónica, de enhorabuena

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Telefónica confirmó hoy su compromiso de repartir entre sus accionistas 1,5 euros por cada título, lo que supondrá duplicar la rentabilidad por dividendo de sus principales competidores. Telefónica confirmó hoy su compromiso de repartir entre sus accionistas 1,5 euros por cada título, lo que supondrá duplicar la rentabilidad por dividendo de sus principales competidores.

En un entorno complejo marcado por la contracción económica, los menores resultados extraordinarios y los costes derivados del ajuste de plantilla en España, la operadora ha sacado lo mejor de sí misma. Sus resultados han batido las previsiones y ha conseguido un récord histórico de generación de caja.

En la presentación de sus resultados de hoy, Telefónica ha reiterado que entregará 1,5 euros por acción a sus accionistas, y ha detallado que de esta cifra 1,30 euros serán distribuidos mediante la entrega de un dividendo en efectivo. El resto del importe se destinará a la recompra de acciones propias.

El escenario de contracción económica y de creciente competencia en el sector llevó a Telefónica, a finales del pasado año, a ajustar a la baja su política de remuneración al accionista, un camino que han sido la mayoría de las operadoras del continente. Pero a pesar de ello sigue siendo la compañía de telecomunicaciones más rentable para sus accionistas.

Según los datos de Bloomberg, la rentabilidad por dividendo de la multinacional española, según el cierre de ayer, se sitúa en el 12,51%, frente al 8,445% de Vodafone, el 7,95% de Deutsche Telekom, el 9,2% de Telekom Austria o el 11,95% de France Telecom.

La situación se repite si se tiene en cuenta el dividendo esperado. En el caso de Telefónica la rentabilidad asciende al 11,5%, “una remuneración muy atractiva y sostenible en el futuro”, según César Alierta. Esta cifra contrasta con el 5,6% de Vodafone, 5,8% de AT&T y aún más con el 4% de América Móvil.

Dividendos a la baja

La última operadora en recortar dividendo ha sido Telecom Italia, que ha decidido reducir a 900 millones de euros la partida destinada a este concepto, lo que supone prácticamente un 25% menos que en el ejercicio precedente. Hace un par de días fue France Telecom, que recortó su previsión de dividendo desde los 1,40 euros estimados anteriormente hasta la horquilla de 1,21-1,35 euros, justificando esta decisión en un descenso del ‘cash flow’ operativo.

La crisis económica no ha sido el único motivo que ha llevado a las empresas telefónicas a ser menos espléndidas con sus accionistas. Las compañías, no sólo las europeas, sino las de todo el mundo, se están viendo obligadas a realizar inversiones por miles de millones de euros para desplegar las nuevas redes que puedan soportar el tráfico de datos, fundamentalmente de los smartphones, que crece exponencialmente. Este hecho ha puesto a prueba las decisiones de los ejecutivos sobre cómo usar el efectivo generado por los servicios de telefonía.

Los resultados baten las previsiones

Telefónica cosechó un beneficio de 5.403 millones de euros, un 46,9% menos que en 2010. Los resultados han batido las previsiones de los analistas, que han visto como el deterioro de los menores resultados extraordinarios y los costes derivados del ajuste de su plantilla en España no han sido tan acusados como esperaban.

La compañía ha detallado que las cuentas de 2011 se han visto marcadas por varios impactos, «entre otros, cabe destacar un impacto neto positivo de 3.476 millones de euros en 2010, derivado de la revalorización de la participación preexistente en Vivo, y un efecto negativo en 2011 de 1.870 millones de euros por la provisión por gastos de reestructuración de plantilla ligada al expediente de regulación de empleo en España».

En un entorno complicado, sobre todo en el mercado español, los ingresos crecieron un 3,5%, hasta los 62.837 millones de euros, gracias al tirón de su negocio en Latinoamérica. El 47% de los ingresos consolidados procede ya de esta región. Mientras, el resultado operativo antes de intereses y amortizaciones (oibda) disminuyó un 21,6%, hasta los 20.210 millones.

En un comunicado de prensa, el presidente de Telefónica, César Alierta, afirma que “el ejercicio 2011 ha sido clave en el proceso de transformación de Telefónica. En un entorno difícil, nuestra fuerte diversificación y nuestra capacidad de adaptación nos ha permitido obtener unos sólidos resultados, en línea con los objetivos que habíamos anunciado, y una generación de caja récord”. El flujo libre de caja subió un 9,5% hasta 9.270 millones.

Este contexto complicado para la compañía se mantendrá en 2012. Para el ejercicio en curso Telefónica adelanta un tímido crecimiento superior al 1% en sus ingresos a tipos de cambio constante. En cuanto al margen sobre su resultado operativo antes de intereses y amortizaciones, seguirá bajando, pero en menor medida que en 2011, cuando cayó 2 puntos, hasta el 36,1%.

En el mercado español, Telefónica destaca que «ha tomado en 2011 decisiones clave en España para reducir sus costes operativos y mejorar el posicionamiento competitivo, y hoy ya están dando sus frutos». En este sentido señala que «el nuevo enfoque comercial se traduce en una ganancia neta en el último trimestre de más de 72.000 clientes, que revierte la tendencia de los tres trimestres anteriores».

En 2011 Telefónica invirtió 10.224 millones de euros, en los que se incluyen adquisiciones de espectro en varios países, mientras que el 79 % se ha destinado a proyectos de crecimiento y transformación.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA