La reforma fiscal de los estudiantes

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El presidente chileno, Sebastián Piñera, ha hecho finalmente caso a las protestas estudiantiles que han invadido las calles de su país y le han restado bastante popularidad en las encuestas. Para ello, ha realizado una importante reforma fiscal con el fin de destinar íntegramente esa recaudación en Educación. El presidente chileno, Sebastián Piñera, ha hecho finalmente caso a las protestas estudiantiles que han invadido las calles de su país y le han restado bastante popularidad en las encuestas. Para ello, ha realizado una importante reforma fiscal con el fin de destinar íntegramente esa recaudación en Educación.

Los incrementos en los impuestos le permitirán recaudar entre 700 y 1.000 millones de dólares, alrededor del 0,4% del Producto Interior Bruto (PIB) de Chile. Entre las medidas con más incidencia destacan los impuestos verdes para empresas contaminantes o el incremento de las tasas al alcohol de alta graduación.

Además de esos gravámenes, Piñera también ha hecho caso de varias revindicaciones de los universitarios y va a reducir los impuestos marginales en los impuestos sobre la renta y también los impuestos a la concesión de créditos.

Los estudiantes chilenos volvieron en abril a las calles de su país para manifestarse y criticar la política educativa del presidente Sebastián Piñera. Las movilizaciones se han desarrollado entre los días 21 y 25 de abril, en la plaza de Armas de Santiago de Chile. Los colectivos que se han unido a esta protesta son ACES, CONES y Confech. La portavoz de ACES, Eloísa González ha señaló en su día que luchaban por garantizar los derechos de todos los estudiantes.

El presidente Sebastián Piñera llevaba varios meses lidiando con las protestas de este colectivo. Estas protestas le causaron la popularidad más baja desde que accedió al poder en marzo de 2010.

Un ejemplo de ese descrédito popular son los resultados de la consulta nacional que ha realizó en enero el Centro de Estudios Públicos, fundación dedicada al estudio de la opinión pública chilena, de los que se desprende la conclusión de que el 62% de los chilenos desaprueba su gestión.

Sin duda esta reforma fiscal es una medida que contenta a los estudiantes y que ayudarán a calmar el ambiente de Chile. Últimamente parece que las protestas ‘están de moda en este país si no protesta ese colectivo universitario, protestan los mineros, cuando no son los ciudadanos ayesinos. Quizá con esta medida Piñera logre maquillar los datos de su mala popularidad.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA