La hucha de Dilma

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La antigua colonia rebasa con fuerza a la que fuese su poderosa metrópoli. Las autoridades brasileñas han publicado su recaudación de impuestos en 2011: 423.300 millones de euros (969.900 millones de reales). Una cifra que duplica con creces el PIB portugués, que según las estimaciones de 2009 es de unos 175.000 millones de euros. Toda una hucha a disposición del Gobierno de Dilma Rousseff para asegurar el futuro del país. La antigua colonia rebasa con fuerza a la que fuese su poderosa metrópoli. Las autoridades brasileñas han publicado su recaudación de impuestos en 2011: 423.300 millones de euros (969.900 millones de reales). Una cifra que duplica con creces el PIB portugués, que según las estimaciones de 2009 es de unos 175.000 millones de euros. Toda una hucha a disposición del Gobierno de Dilma Rousseff para asegurar el futuro del país.

Esta cifra supone un 10,1% más de lo recaudado en 2010. La información la ha filtrado el medio especializado Dow Jones, que ha citado datos estatales a la hora de dar estas cifras, que surgen a pesar de que el crecimiento económico de Brasil decreció hasta situarse ligeramente por debajo del 3% en 2011 tras alcanzar un 7,5% en 2010.

No obstante, el año pasado menos personas buscaron empleo en el país latinoamericano en comparación a los ejercicios anteriores. Así, la tasa de desempleo rompió un récord y cerró el año en 6%. Se trata de la cifra más baja desde 2002.

Además, la presidenta de Brasil, va a crear un plan de estímulo para que su país llegue a crecer el 4% durante este año, con medidas de incentivos fiscales y estimulativas, que podrían comprometer el objetivo de superávit de las cuentas de este año, o elevar la alta inflación de su país.

Entre las medidas que podrían ser aplicadas destacan los incentivos fiscales para industrias en dificultades así como mayores créditos a través del banco estatal de desarrollo BNDES.

Estas medidas hablan de la obsesión de la mandataria brasileña para lograr el crecimiento de un 4% de su economía. Los asesores de Rousseff dijeron que creen que se puede tener todo en el 2012 – una especie de «economía Ricitos de Oro» donde la inflación y las tasas de interés caigan, mientras aumenta el crecimiento.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA