La buena elección de OHL

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La filial mexicana de la constructora española OHL ha protagonizado esta semana la mayor colocación bursátil realizada en la Bolsa de México en más de una década. Los expertos consultados por Americaeconomica.com creen que ha sido un acierto estratégico que permitirá a la compañía estrechar sus lazos con el país y aprovechar el buen momento de un mercado que se ha revalorizado un 15% desde julio. La filial mexicana de la constructora española OHL ha protagonizado esta semana la mayor colocación bursátil realizada en la Bolsa de México en más de una década. Los expertos consultados por Americaeconomica.com creen que ha sido un acierto estratégico que permitirá a la compañía estrechar sus lazos con el país y aprovechar el buen momento de un mercado que se ha revalorizado un 15% desde julio y que tiene posibilidades de mantener esta tendencia positiva hasta finales de de año, por lo menos.

Este comportamiento se debe principalmente a que son muchos los flujos extranjeros que llegan al mercado mexicano. En efecto, los inversores internacionales se sienten atraídos hacia los mercados emergentes como Brasil o México.

Cierto es que la Bolsa de Brasil tiene más proyección en el mercado internacional, pero los dos países son muy atractivos para los inversores extranjeros dentro de América Latina. La estrecha relación que une a México con EEUU es un motivo por el que el país que preside Felipe Calderón ve limitado su atractivo frente a Brasil, debido a la crisis que atraviesa el país norteamericano. Aunque, tal y como dijo a esta publicación Jorge Herrera, experto de la casa de análisis mexicana Vectos Casa de Bolsa, “si bien en EEUU no se produce el crecimiento que se esperaba, la economía mexicana comienza a mantenerse equilibrada”.

Otro motivo para el ‘reinado’ de la Bolsa de Brasil dentro de los mercados latinoamericanos es la ampliación de capital que realizó Petrobrás, lo que hizo aumentar el valor de este mercado y su peso en las carteras de los inversores internacionales, y deja a la Bolsa mexicana un poco más rezagada.

Según declaraciones de Carlos González, analista de Bolsa de la firma mexicana IXE, también “hay un exceso de liquidez en el mercado de capitales”. Es la conjunción de estas dos circunstancias, el exceso de liquidez y la llegada de flujos extranjeros, la que anima al mercado de México.

Sin embargo, el IPC, principal índice del parqué mexicano, ha cedido durante los últimos tres días de esta semana. El viernes 12 de noviembre caía cerca de un 0,8%. Pero, según los analistas consultados, esto no es más que un descanso positivo y esperado que se debe, principalmente, a una toma de beneficios por parte de las empresas cotizadas.

En cuanto a sectores, el mejor posicionado “es el de infraestructuras”, según las palabras de Nicolás Berberó, analista de la casa de bolsa mexicana Finamex. Durante la semana pasada, es decir, el período comprendido entre el 1 y el 5 de noviembre, este sector avanzó un 4,18%. En segundo lugar se encuentra el de servicios financieros, con un incremento del 2,38% en este mismo periodo, cifra muy cercana al 2,51% que muestra el sector de servicios y bienes.

En este contexto, el día 11 de noviembre OHL sacó a Bolsa su filial mexicana de la división de Concesiones. La compañía con sede en España escogió un buen momento para su colocación, según la opinión de los analistas consultados. Y tanto el grupo como el mercado mexicano se verán beneficiados por esta circunstancia. La empresa puede, por un lado, sacar provecho de la entrada de flujos de capital en el parqué, y, por otro, obtendrá recursos para financiar una serie de proyectos en el mercado mexicano. Además, incrementará su visibilidad de cara a inversores nacionales e internacionales.

La colocación es positiva también para el selectivo mexicano. Los inversores tienen ahora una mayor gama de opciones en las que invertir. La salida a Bolsa ofrece, además, una mayor diversificación al sector de infraestructuras, según comentaron los analistas consultados.

Por otra parte, el mexicano es un mercado muy atractivo para OHL. La principal razón son los razonamientos ofrecidos anteriormente, pero hay una más. México se encuentra muy rezagado en materia de infraestructuras frente a sus principales socios comerciales, es decir, EEUU y Canadá. Según los expertos, hay mucho por hacer en el terreno de las obras públicas, es decir, construcciones tales como carreteras, redes ferroviarias, etcétera. Y OHL aprovecha este vacío con una serie de proyectos orientados, sobre todo, a zonas urbanas, que, bajo la opinión de los analistas, son muy atractivos y ofrecen mucha rentabilidad.

La realizada por la filial mexicana de OHL Concesiones ha sido la mayor colocación realizada en quince años en la bolsa del país en cuanto a cantidad. El volumen de la operación ha ascendido a 9.736 millones de pesos (algo más de 578 millones de euros). El grupo colocó un total de 389 millones de acciones a un precio de 25 pesos por título (1,48 euros), un peso por encima de la parte baja de la horquilla orientativa, que se situaba entre los 24 y los 30 pesos (entre 1,43 y 1,78 euros). Los analistas opinan que el precio obtenido finalmente por cada acción se debe a que los inversores veían un tanto elevado el importe.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA