JP Morgan desprecia los Bonos 2031 de Venezuela

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La expectación que creó el Gobierno venezolano con la puesta en el mercado del Bono Soberano 2031 es, según JP Morgan, injustificada. La empresa de servicios financieros considera que no es “excesivamente atractivo” y recomienda a los inversores hacerse con los títulos 2017 de PDVSA. Los diarios venezolanos han denunciado que, en el reparto, se ha primado a los bancos públicos, pese a los cuales, su cotización se habría disparado hasta los 85 puntos. La expectación que creó el Gobierno venezolano con la puesta en el mercado del Bono Soberano 2031 es, según JP Morgan, injustificada. La empresa de servicios financieros considera que no es “excesivamente atractivo” y recomienda a los inversores hacerse con los títulos 2017 de PDVSA. Los diarios venezolanos han denunciado que, en el reparto, se ha primado a los bancos públicos, pese a los cuales, su cotización se habría disparado hasta los 85 puntos.

La empresa estadounidense ha presentado un informe, según publica el diario Entornointeligente.com, en el que asegura que, pese al alto cupón, el Bono Soberano 2031 no es “excesivamente atractivo”. JP Morgan considera que la puesta en el mercado del mismo, respondería a la necesidad del Estado venezolano de cubrir la demanda de los importadores a través de Sitme, algo que concuerda con lo denunciado por los medios del país, que señalan que la mayoría de los bonos han ido a parar a los Bancos públicos. Pero la firma va más allá y asegura que el sector público utiliza las emisiones de bonos para apuntalar el «insostenible tipo de cambio fijo» de 4,30 bolívares por dólar.

Lejos de hacerse eco de la buena acogida que han tenido los Bonos 2031, que ayer vieron subir su cotización hasta los 85 puntos según un trader conocedor de la deuda venezolana con manejo directo de la información que circula en la banca de inversión de Nueva York, JP Morgan recomienda a los inversores centrar sus miras en el Bono 2017 de PDVSA. En este sentido, considera que la petrolera estatal podría sacar al mercado nuevas emisiones de al menos 2.000 millones de dólares hasta final de año y que su vencimiento no iría más allá de 2020.

Lo cierto es que la población venezolana así como sus empresas, que habrían hecho peticiones de bonos que alcanzarían los cerca de 9.000 millones de dólares, han pasado de la euforia a la decepción. Las restricciones impuestas por el Gobierno de Hugo Chavez, con la intención de evitar la acumulación de dólares en pocas manos, han provocado que la circulación de esta moneda, en un país muy centrado en la importación en moneda estadounidense, siga siendo deficitaria.

Las empresas que no son consideradas prioritarias por las autoridades, es decir, aquellas fuera de alimentos, salud y bienes de capital, recibieron como máximo 6.000 dólares en papeles, que en bolívares son 25.800 bolívares. Este monto es insuficiente para dichas compañías, más aún si se toma en cuenta que al llevarse los títulos al mercado internacional se aplica un descuento. Dadas sus características, el Bono Soberano 2031 se cotiza antes de su liquidación (que será este viernes 5 de agosto) entre 80% y 83% de su valor. Por lo tanto, las empresas que hayan sido adjudicadas con 6.000 dólares realmente recibirán entre 4.800 y 5.000 dólares para sus requerimientos.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA