Humala se acerca a Chávez en un momento delicado

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El presidente electo de Perú, Ollanta Humala, ya está en Venezuela, pero no en el mejor momento. El nacionalista ha asegurado que su visita ha surgido con la intención de ver al mandatario venezolano, Hugo Chávez, en calidad de amigo, dado el delicado estado de salud de éste. Una relación que no beneficiará para nada al líder de Gana Perú, ya que sus antiguos coqueteos con políticas chavistas casi le dejan casi fuera de la presidencia. Ollanta también se enfrenta a la polémica por su hermano Alexis, que viajó a Rusia para entrevistarse con autoridades y empresarios del país. Ahora, el menor de los Humala intenta enmendar su error y admite que la visita fue una metedura de pata. El presidente electo de Perú, Ollanta Humala, ya está en Venezuela, pero no en el mejor momento. El nacionalista ha asegurado que su visita ha surgido con la intención de ver al mandatario venezolano, Hugo Chávez, en calidad de amigo, dado el delicado estado de salud de éste. Una relación que no beneficiará para nada al líder de Gana Perú, ya que sus antiguos coqueteos con políticas chavistas casi le dejan casi fuera de la presidencia. Ollanta también se enfrenta a la polémica por su hermano Alexis, que viajó a Rusia para entrevistarse con autoridades y empresarios del país. Ahora, el menor de los Humala intenta enmendar su error y admite que la visita fue una metedura de pata.

Se trata de una cita que Humala tenía pendiente desde hace semanas en el marco de una gira que hizo por la región para iniciar contactos con los gobiernos latinoamericanos pero que tuvo que suspender a raíz de la enfermedad del líder socialista que le mantuvo alejado de la vida pública unas tres semanas. Poco más se sabe del encuentro, aún no se ha informado sobre el tiempo que permanecerá en territorio venezolano ni la agenda que desarrollará, aunque respecto a ésta, Humala explicó que existe un compromiso en políticas de educación, de salud, seguridad, de pensiones, de infraestructura, todos los cuales deben desarrollarse entre sus pueblos.

La afinidad entre Humala y Chávez fue utilizada por la oposición en Perú durante la pasada campaña presidencial, aunque sin el mismo éxito que en 2006, cuando el líder de izquierda perdió los comicios frente al actual mandatario, Alán García, a consecuencia de su supuesta vinculación con el jefe de Estado venezolano.

En esta ocasión, Humala decidió tomar distancia de Chávez, aunque durante la campaña, los medios recordaran sus antiguos coqueteos con políticas chavistas, y aseguró que su proyecto de gobierno es muy distinto al modelo que se ha puesto en marcha en Venezuela. Sin embargo, ambos líderes han expresado su intención de mantener una relación cordial.

A la reunión entre los mandatarios indigenistas, que traerá cola, se le suma la polémica por su hermano Alexis, que por fin ha dado la cara respondiendo a un cuestionario a través de correo electrónico al diario La República. En éste, el menor de los Humala pide disculpas al país por las reuniones mantenidas con las autoridades y empresarios rusos, donde supuestamente realizó negociaciones sobre el gas, minería, pesca, turismo y energía nuclear.

Asimismo, ha reconocido que las conversaciones con los rusos fueron por iniciativa propia y no por encargo de Gana Perú ni de su hermano Ollanta. Alexis, que actuó, según él, de buena fe, pero de manera imprudente, admite estar muy arrepentido, pero sabe que actuó sin imaginar las consecuencias.

Estos encuentros han constituido el revés más fuerte desde que Humala empezó su mandato como presidente electo. Hasta el único medio, La República, que no había atacado al político durante su campaña, se le ha rebelado. Al igual que la oposición, que no ha tardado en sacar partido. La líder de Fuerza 2011, Keiko Fujimori, se ha lamentado de que el nacionalista no esté dando la cara ante la discusión de su hermano, que ha calificado como un tema de Estado.

Asimismo, la hija del preso Alberto Fuimori, ha afirmado que debe hacerse una investigación y en el caso de merecerlo, deben haber sanciones. Y es que ni la tormenta financiera que sacudió el país horas después de que el líder de Gana Perú ganara las presidenciales le habría causado una polémica como ésta.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA