Horizonte menos negro

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La Comisión Económica para América Latina (CEPAL) ha presentado su balance preliminar de las economías de América Latina y el Caribe 2009. El organismo dependiente de las Naciones Unidas ha anunciado que la salida de la región de la crisis económica global, será más rápida de la prevista, especialmente entre los países del Mercosur. Esta buena noticia ha coincidido con la celebración esta semana de la Cumbre del organismo supranacional, en la que el electo presidente de Uruguay, José Mújica, se ha sumado a la iniciativa de Argentina y Brasil para comercial con la moneda local. La Comisión Económica para América Latina (CEPAL) ha presentado su balance preliminar de las economías de América Latina y el Caribe 2009. El organismo dependiente de las Naciones Unidas ha anunciado que la salida de la región de la crisis económica global, será más rápida de la prevista, especialmente entre los países del Mercosur. Esta buena noticia ha coincidido con la celebración esta semana de la Cumbre del organismo supranacional, en la que el electo presidente de Uruguay, José Mújica, se ha sumado a la iniciativa de Argentina y Brasil para comercial con la moneda local.

Ambas informaciones contribuyen a imaginar buenas perspectivas de mercado para Latinoamérica. En el informe de la CEPAL se pronostica un crecimiento medio de la región que rondará el 4% en 2010. Sin embargo, el estudio, presentado hoy por la Secretaría Ejecutiva, Alicia Bárcena, proyecta tasas positivas de crecimiento para la mayor parte de los países, pero explica que persisten dudas sobre si la recuperación será sostenida en el tiempo, ya que el escenario externo aún genera incertidumbre y podría afectar las expectativas de crecimiento de la región.

La secretaria ha utilizado un simil industrial para ilustrar el desarrollo esperado en América Latina. Según Bárcena, la región consiguió encender los motores del crecimiento pero ahora falta saber cuándo durada el combustible.

Según el informe, el impulso de puesta en marcha ha sido el conjunto de políticas contracíclicas que permitieron enfrentar eficazmente las turbulencias externas. Respecto a esto, Alicia Bárcena ha enumerado la reducción de las tasas de interés, el aumento en la participación crediticia de la banca estatal, la expansión del gasto público y la aplicación de una variada gama de programas en el área social relacionados a subsidios al consumo e iniciativas de apoyo a las familias pobres.

Sin embargo, en el balance no se plantea un crecimiento igual para todos los países. Conforme al acuerdo general de los analistas de que Brasil será la economía que tire del carro para salir de la crisis, el estudio de la CEPAL augura un crecimiento del territorio presidido por Lula da Silva de un 5,5%.

Un poco por detrás, el organismo de Naciones Unidas, sitúa a Perú y Uruguay con un incremento medio punto por debajo, es decir de un 5%.

En el tercer puesto de previsiones de mejora en las cifras están Bolivia, Chile y Panamá. La CEPAL ha destacado asimismo a Argentina. El país que gestiona Cristina Fernández crecerá un 4% el próximo año.

Los últimos en aparecer en la lista son México que crecerá 3,5%, al igual que Costa Rica y República Dominicana.

Por otro lado, el informe indica que la región cerrará 2009 con una contracción en su crecimiento de 1,8% (menor al -1,9% pronosticado en julio pasado), lo que implica que el PIB por habitante caerá alrededor de 2,9%.

Según el estudio, el desempleo también sufrirá un aumento con respecto a 2008. Se estima que en 2009 llegará a un 8,3% (menor al pronosticado a inicios de año, de 9,0%) de la población activa regional, con un deterioro en la calidad de los puestos de trabajo generados.

La CEPAL agrega que el crecimiento de la economía permitirá también un aumento de la tasa de ocupación y probablemente una mejora de la calidad del empleo. Se estima que la tasa de desempleo podría bajar hasta cerca de un 8% en 2010, situándose así a medio camino entre los niveles pre y post crisis, lo que tendría, a su vez, un efecto positivo sobre los indicadores de pobreza.

Los datos aportados han volcado un jarro de agua fría sobre Paraguay; país que tenía unas proyecciones positivas y para el que las Naciones Unidas han contabilizado una caída del 3,5% en 2009, cifra que no se recuperará del todo en 2010, año en el que se espera que crezca el 3%.

Esto contradice las estimaciones privadas que apuntaban incluso a un techo de 8% para el PIB del próximo año.

Es así como el país aparece como el integrante del Mercosur que crecerá menos no sólo el próximo año sino también el que está en curso. Para la CEPAL, este resultado obedece principalmente a la intensa sequía que afectó al país y que repercutió marcadamente en el sector agrícola (el más importante de la economía paraguaya), que sufrió pérdidas significativas.

Las previsiones de la Comisión Económica para América Latina da una mayor credibilidad a las cifras barajadas por los integrantes de la Cumbre del Mercosur el fin de semana pasado en Montevideo.

Entre las decisiones tomadas, está la aprobación del presupuesto para 2010 del Fondo para la Convergencia Estructural del Mercosur, el impulso de un régimen de infracciones y sanciones del acuerdo para la facilitación del Transporte de Mercancías Peligrosas de los países miembros y la puesta en común de criterios para la concesión del sello Mercosur cultural, datos enumerados a Americaeconomica.com desde la secretaria de la organización latinoamericana.

Además de esto, en la XXXVIII Cumbre del Mercosur, se ha decidido prorrogar por un año el listado de excepciones al arancel externo común que tiene cada país miembro, tal y como ha anunciado la ministra de Industria y Turismo de Argentina, Débora Giorgi. También se ha acordado mantener cien posiciones arancelarias contempladas en las listas de excepciones al arancel externo común de Argentina. La ministra ha asegurado que estas medidas permitirán potenciar el comercio intrazona, que se incrementó en los últimos meses en un 60%.

Con la firma de las autoridades uruguayas para fomentar el uso de la moneda local en los intercambios comerciales, el país gobernado por José Mújica se suma a un proyecto que se introdujo el 3 de octubre de 2008 entre Brasil y Argentina y la última medición, exactamente un año después, arrojó un record de 185 operaciones por 152 millones de pesos. El acumulado a octubre alcanzó a 643 millones de pesos. De ese monto, 40 por ciento se hizo por sumas inferiores a 100 mil pesos. El 42 por ciento por cifras ubicadas entre 100 mil y medio millón; mientras que sólo un 3 por ciento correspondió a montos superiores a cinco millones de pesos.

El sistema permite comerciar entre exportadores e importadores argentinos y brasileños utilizando sus pesos y reales. Puede ser utilizado en cualquier operación de plazo menor a 360 días.

A propósito de esto, el ministro de Economía argentino, Amado Boudou, ha explicado al diario argentino Página/12 que los próximos países que están en condiciones y han manifestado su interés por sumarse al sistema son Venezuela, Paraguay y Bolivia tras ver los resultados de los intercambios entre Argentina y Brasil.

Según Boudou, los miembros del Mercosur han estado tradicionalmente sujetos a la tensión del dólar, pero gracias al comercio con las monedas locales, esta zona cuentan ahora con una nueva herramienta que evitará depender tanto de las fluctuaciones de la moneda estadounidense. En palabras del gestor de la cartera económica argentina, salir de un comercio en efectivo de EEUU fomentará el intercambio entre los socios y permitirá que las pequeñas y medianas empresas obtengan financiación.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA