Evo Morales y la prensa, una relación de amor-odio

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El presidente de Bolivia, Evo Morales, ha sido el último mandatario latinoamericano en protagonizar una polémica con los medios de comunicación de su país. Un posible cambio en la legislación que regula los medios, la actual Ley de Imprenta, ha provocado las quejas en el sector de la prensa. El mandatario ha mantenido una relación de amor y odio con los diarios de su país a los que en ocasiones agradece su labor y en otras la tilda de ser su mayor oposición. El presidente de Bolivia, Evo Morales, ha sido el último mandatario latinoamericano en protagonizar una polémica con los medios de comunicación de su país. Un posible cambio en la legislación que regula los medios, la actual Ley de Imprenta, ha provocado las quejas en el sector de la prensa. El mandatario ha mantenido una relación de amor y odio con los diarios de su país a los que en ocasiones agradece su labor y en otras la tilda de ser su mayor oposición.

Todo ha comenzado después de que varios diarios bolivianos informaran de un posible cambio en la regulación del ejercicio del periodista. Las noticias parten de una reunión realizada por organizaciones sociales, que apoyan al gobierno de Evo Morales, durante los meses de diciembre y enero en las que se acordó la aprobación de varias leyes referentes al trabajo de los comunicadores.

Según las cabeceras, las propuestas que salieron de la reunión se concentraron en la creación de un seguro de vida para los comunicadores, mejorar la transparencia de las informaciones y elaborar una normativa que regulara la labor del periodista. Algunas organizaciones de prensa del país han indicado su temor a que con las proposiciones se elabore una nueva ley para los medios que sustituya la actual, vigente desde 1925.

La ministra de Comunicación de Bolivia, Amanda Dávila, ha afirmado que si se llegara a realizar esta reforma debería hacerse con el consenso de todas las asociaciones de periodistas del país. «A día de hoy nuestra organización no ha recibido ninguna nota oficial sobre este asunto» han indicado fuentes de la Asociación Nacional de Prensa (ANP) de Bolivia a Americaeconómica.com.

Hay varios gobiernos latinoamericanos que mantienen tensas relaciones con su prensa. Algunos ejemplos son el presidente de Ecuador, Rafael Correa, criticado por publicaciones extranjeras por el enfrentamiento del mandatario con la cabecera ecuatoriana El Universo. También, la presidenta de Argentina, Cristina Fernández, mantienen una trifulca con el grupo mediático Clarín desde el 2008.

Desde la ANP han asegurado que aunque en Bolivia “hay un clima de tensiones entre el gobierno y la prensa, tenemos la esperanza que sea a causa de los cambios que vive el país y que las reformas siempre sean respetando las libertades de expresión, opinión e información que establece la Constitución”. Habrá que esperar para saber si el contagio de las malas relaciones entre los gobiernos de Argentina y Ecuador con la prensa puede traspasar las fronteras e instalarse en el territorio boliviano.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA