Estudios técnicos, no ideológicos

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La directora del FMI, Christine Lagarde, ha contestado al jefe del gabinete argentino, Jorge Capitanich, que se ha quejado de que los informes del organismo son ideológicos, pues comparan a Argentina con Venezuela. Lagarde se ha mostrado clara: “son técnicos”, ha señalado. La directora del FMI, Christine Lagarde, ha contestado al jefe del gabinete argentino, Jorge Capitanich, que se ha quejado de que los informes del organismo son ideológicos, pues comparan a Argentina con Venezuela. Lagarde se ha mostrado clara: “son técnicos”, ha señalado.

El diario argentino La Nación se ha hecho eco del debate y ha comentado que la directora se ha mostrado conciliadora, pues ha asegurado estar encantada con la visita de Axel Kicillof y con la posibilidad de entablar lazos con el país presidido por Cristina Fernández de Kirchner.

“Espero poder confirmar la posibilidad de trabajar juntos”, ha asegurado. Aunque ello no ha impedido que Lagarde aprovechara una entrevista con la cadena CNN para responder a Capitanich, que había rechazado por “ideológico” el diagnóstico que la entidad hizo sobre Argentina.

La directora del FMI ha señalado que el estudio “no es ideológico sino técnico, no hacemos ni decimos cosas a la ligera”. En dicho documento, los técnicos del FMI asimilaron el rumbo económico de Argentina con Venezuela.

En concreto, diagnosticaron un “marcado retroceso de actividad, con inflación y deterioro de expectativas”, a la vez que sugirieron correcciones monetarias y fiscales, igual que planteó el Banco Mundial.

Sobre la visita de Kicillof, todo fueron buenos propósitos: “estoy muy feliz de que el ministro venga a discutir los avances”, ha comentado la directora. En cuanto al tema formal, la asamblea del Fondo comienza hoy, pero Kicillof tuvo ayer una agenda de encuentros que arrancó con una reunión en el Banco Mundial, donde renovó gestiones para destrabar el programa plurianual de créditos para el país, pendiente de aprobación desde hace varios meses.

Además, cerró el día con su primera reunión de ministros del grupo del G-20, en la que compartió mesa con sus contrapartes de varios países con los que tiene que negociar la deuda en default con el Club de París. Un cara a cara a puertas cerradas.

Kicillof prefirió no hacer declaraciones a la prensa de estos encuentros y solo ha comentado que mantuvo reuniones con “altas autoridades” del Banco Mundial y del Fondo Monetario.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA