Estrella emergente

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Sólo lleva 21 meses al frente del Gobierno y, sin embargo, el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, puede exhibir un balance muy positivo de su gestión . Sobre todo en lo económico, un área en la que ha logrado que su país deje atrás los problemas históricos, como la inseguridad provocada por las FARC, que alejaban a los inversores internacionales. El reciente desembarco en el país de Carlos Slim o Eike Batista, lo confirma. Sólo lleva 21 meses al frente del Gobierno y, sin embargo, el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, puede exhibir un balance muy positivo de su gestión . Sobre todo en lo económico, un área en la que ha logrado que su país deje atrás los problemas históricos, como la inseguridad provocada por las FARC, que alejaban a los inversores internacionales. El reciente desembarco en el país de Carlos Slim o Eike Batista, lo confirma.

La llegada de los dos principales representantes de las grandes fortunas latinoamericanas en la lista de Forbes es la guinda de un gran pastel. En 2011, la nación recibió un récord histórico de inversión extranjera: 13.200 millones de dólares en total. Y si se cumplen las previsiones efectuadas por los expertos, esa cifra quedará en una simple anécdota al cierre de este ejercicio, cuando el guarismo se elevaría hasta 16.000 millones de dólares.

En parte, según los expertos, Santos ha recogido los frutos de la durísima política llevada a cabo por su predecesor Alvaro Uribe, en cuyos gobiernos ostentó responsabilidades directamente relacionadas con esa batalla. Pero buena parte del éxito se le podría atribuir en solitario. Su forma de gestionar el país, menos dramática y más dialogante que la de su predecesor tiene mucho que ver con el éxito alcanzado.

La pujante clase media ha terminado de constituirse en el motor fundamental del crecimiento económico gracias al tirón del consumo familiar. Eso y la consistencia de la industria de fondos de pensiones cuya implicación con los valores nacionales de la Bolsa de Bogotá aseguran un suelo para los precios del mercado que contribuye a animar a los inversores globales.

Las buenas perspectivas se completan con la previsión de crecimiento económico que manejan los analistas para este año y que está por encima del 6%. Más que los excelentes guarismos de 2011, un ejercicio que cerró con un incremento del PIB del 5,9% y quizá cerca del 6,9% que se registró en 2007 cuando se alcanzó la mejor cifra de los últimos 30 años.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA