Esquivando la tempestad

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Los ejecutivos de Mexicana de Aviación, empresa presidida por Manuel Borja, ha recurrido al Concurso de Acreedores para salvar la difícil situación económica de la aerolínea. Tras declararse en ‘concurso mercantil’, la empresa busca reestructurar su deuda mientras que mantiene un duro diálogo con los sindicatos implicados. Desde la Asociación de Pilotos Aviadores de México piden una política aeronáutica “que aleje la incertidumbre con un proyecto a largo plazo”, según ha declarado el secretario de prensa de ASPA, Antonio Vargas, a Americaeconómica.com. Los ejecutivos de Mexicana de Aviación, empresa presidida por Manuel Borja, ha recurrido al Concurso de Acreedores para salvar la difícil situación económica de la aerolínea. Tras declararse en ‘concurso mercantil’, la empresa busca reestructurar su deuda mientras que mantiene un duro diálogo con los sindicatos implicados. Desde la Asociación de Pilotos Aviadores de México piden una política aeronáutica “que aleje la incertidumbre con un proyecto a largo plazo”, según ha declarado el secretario de prensa de ASPA, Antonio Vargas, a Americaeconómica.com.

La Compañía Mexicana de Aviación está viviendo uno de sus peores momentos en sus 89 años de vida. El último recurso que tenían para no desaparecer era acogerse a la suspensión de pagos, tanto en México como en EE.UU., y por suerte, un juez mexicano ha admitido dicha solicitud concediendo una serie de previsiones precautorias. Éstas servirían para evitar problemas con los acreedores y para que la empresa pueda seguir funcionando.

Además, el pasado martes la compañía solicitó ante un juez de distrito de México D.F. entrar en un proceso de suspensión de pagos, reestructurar su deuda y asegurar la viabilidad de la aerolínea. La crítica situación financiera ya ha provocado la primera gran decisión: la suspensión de vuelos y venta de billetes tanto nacionales como internacionales. Desde Mexicana de Aviación señalan su responsabilidad con los clientes como motivo de este suceso.

Ahora los que están en ascuas son los viajeros. Por ahora eran muy pocos los vuelos que se habían cancelado; las 64 aeronaves han realizado casi con total normalidad los 220 trayectos diarios. Para los españoles mandan un mensaje de tranquilidad, ya que vuelan en código compartido con Iberia y con Ono World.

Parece ser que la reunión que se produjo ayer, la cual contó con representantes de la aerolínea, de los dos sindicatos implicados y de la Secretaría de Trabajo y Prevención Social, no tuvo gran repercusión, más que para empezar, por lo menos, a dialogar.

Porque la situación más difícil se está viviendo entre la empresa y los sindicatos. Todo comenzó cuando Mexicana de Aviación señaló los altos costos salariales de la plantilla como motivo de la actual situación económica. Afirmaron que los costos de los pilotos son de un 49% superior al promedio de las compañías americanas, y 185% superior a los salarios y prestaciones pagados por aerolíneas como Interjet.

Respecto a los sobrecargos, el costo bruto es un 32% superior, en relación con otras compañías americanas, y un 165% superior al de otras aerolíneas nacionales.

Ante estas acusaciones, tanto la Asociación Sindical de Pilotos Aviadores de México (ASPA) como la Asociación Sindical de Sobrecargos de México (ASSA), se han sentido “indignados” sintiendo esa afirmación como “un insulto a su inteligencia”, como declaró el secretario de prensa de ASPA, Antonio Vargas a este diario. Han declarado que son falsos los datos que ofrecieron desde Mexicana de Aviación. Es más, “los pilotos de ASPA hicieron concesiones laborales, aportando 200 millones (151 millones de euros) de dólares a la empresa, los cuales se reducían de su propio sueldo”. Además, están especialmente molesto porque «va en contra de su propia seguridad, sobre todo en un país donde hay gran peligrosidad de secuestros», sentencia Vargas.

Respecto al sueldo de los pilotos Vargas afirma que ninguno cobra 250 millones de dólares (189 millones de euros), y recuerda a los dirigentes de la aerolínea que su flota de pilotos tiene un ‘muy alto nivel’, por la gran antigüedad que acumulan. “Suelen tener un promedio de 30 años de experiencia, lo que significa experiencia, lo cual es sinónimo de antigüedad, lo que es sinónimo de seguridad”.

Desde los sindicatos se señala una malversación de los fondos de la empresa. Unos dicen que creando pequeñas empresas a las que desplazaban grandes cantidades de dinero. Fuentes de ASSA han afirmado a Americaeconomica.com que toda esta situación crítica puede ser un engaño para desbancar a la competencia directa, esto es, AeroMéxico. La trama empleada consistiría en declararse en crisis financiera para así reducir los costos, lo que les haría ser mucho más competitivos, pudiendo echar a AeroMéxico del mercado.

La aerolínea tiene una deuda total de 10.000 millones de pesos (605 millones de euros), y desde el 2005 sus ingresos han caído un 20%, generando pérdidas de 400 millones de dólares (304 millones de euros). La empresa está dispuesta a continuar el diálogo con los sindicatos de pilotos y sobrecargos, pero mantienen que las únicas opciones que contempla para dar viabilidad económica a la compañía son las propuestas rechazadas por los sindicatos.

El gobierno mexicano vendió en 2005 la compañía Mexicana de Aviación al grupo hotelero local Posadas por 165 millones de dólares (125 millones de euros). Posteriormente, este grupo traspasó participaciones accionariales a varios empresarios mexicanos.

El final de esta historia aún queda muy lejos. La investigación que realizará el Estado de las cuentas de Mexicana de Aviación resolverá muchas dudas, como a donde fue todo el dinero, cuales son los salarios reales, y quién es el verdadero mentiroso en esta historia.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA