En busca del acuerdo

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Luis Alberto Figueiredo, el canciller brasileño, se posiciona tras el mensaje del empresario Gustavo Cisneros que solicitaba la intervención del Vaticano para mediar en la crisis de Venezuela. El primero en levantar la mano, sin necesidad de que el Papa Francisco, como aconsejó el empresario venezolano Gustavo Cisneros, haya tenido que mediar para poner luz sobre la crisis interna de Venezuela, ha sido el canciller de Brasil, Luis Alberto Figueiredo. Desde Berlín, y bajo el paraguas de Unasur; la unión de los Ministros de Exteriores de las Naciones Suramericanas, ha indicado Figueiredo que la semana que viene se reunirán en Caracas para intercambiar impresiones y así llegar a acuerdos que consigan “resultados”.

Según Figueiredo, es “importante que las diferencias entre las distintas partes se resuelvan de manera democrática y no con violencia”. Por su parte, indica que Brasil va a continuar implicada de manera “activa” en la resolución del conflicto venezolano. El diálogo y mantener la democracia, es para el presidente del país soberano de América del Sur, esencial y básico a la hora de resolver el gran problema que hierve en Venezuela.

Nicolás Maduro sostiene las cuerdas de un gobierno, por expreso deseo de Chávez, que después de un año de su muerte la rebelión no sólo ha tomado las calles por la represión del sistema, sino que la situación económica le hace que los bienes básicos de consumo escaseen, mantenga una alta tasa de inflación, los controles de la economía sean cada vez más estrictos, su moneda cada vez esté más devaluada y que los chavistas de pro no comulguen con las políticas del actual presidente electo. El endeudamiento y la especulación hacen del mandato de Maduro, una agonía anunciada.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA