El “tío Sam”, pendiente del petróleo de Raúl

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El embargo comercial a Cuba no impide que EEUU supervise los movimientos de las prospecciones en búsqueda de petróleo cubano en las aguas del Golfo de México. Los estadounidenses han dado el visto bueno a una plataforma de la petrolera española Repsol para estas búsquedas. Informes geológicos indican que hay altas probabilidades de que bajo las aguas cubanas del golfo, se encuentren grandes cantidades de crudo. El embargo comercial a Cuba no impide que EEUU supervise los movimientos de las prospecciones en búsqueda de petróleo cubano en las aguas del Golfo de México. Los estadounidenses han dado el visto bueno a una plataforma de la petrolera española Repsol para estas búsquedas. Informes geológicos indican que hay altas probabilidades de que bajo las aguas cubanas del golfo, se encuentren grandes cantidades de crudo.

El Gobierno norteamericano, tras el desastre ecológico que sufrió en el Golfo de México, a causa del derrame en 2010 de la petrolera BP, ha decidido controlar los movimientos de sus vecinos en las búsquedas de hidrocarburos.

A pesar de las malas relaciones diplomáticas entre los estadounidenses y los cubanos, ambos países participan en un foro de discusión internacional junto a sus vecinos las Bahamas, Jamaica y México, para gestionar los problemas de estas extracciones. Gracias al foro multilateral para la información de emergencia sobre contaminación y centro de entrenamiento (REMPEITC), EEUU va a supervisar de manera indirecta todos los movimientos que sondeen los fondos marinos del golfo.

Este foro ha permitido a la guardia costera estadounidense de dar el visto bueno a la plataforma petrolífera Scarabeo 9, que operará gestionada por Repsol, para que inspeccione los fondos marinos de Cuba. Estos exámenes de las autoridades de EEUU eran uno de los principales escollos a los que se enfrentaba la petrolera española Repsol, ya que son unos requisitos de inspección bastante complicados. Esta normativa responde a algunos criterios ecológicos de EEUU, ante posibles derrames de petróleo que podrían afectar a sus costas y a los ecosistemas de la zona.

Estos exámenes a la plataforma Scarabeo 9 se realizaron en la vecina isla de Trinidad y Tobago, donde fondeaba la plataforma. Cabe señalar que en estas inspecciones se revisaron los buques, los equipos de perforación, los sistemas de seguridad, incluidos los equipos de salvamento y extinción de incendios. También se chequearon los generadores de emergencia, los sistemas de posicionamiento dinámico, los espacios de máquinas, y los métodos prevención de explosiones en alta mar

112.000 kilómetros cuadrados es la superficie que controla el Estado cubano en el Golfo de México. Estos fondos marinos están divididos en 59 zonas. De estas parcelas, 22 son controladas por un consorcio encabezado por la compañía noruega Norway’s Statoil.

El consorcio en el que está Norway’s Statoil es un conglomerado internacional de empresas. Las compañías de este consorcio de exploración de las aguas cubanas son: la española Repsol, la petrolera india OVL y la compañía de la Venezuela de Chávez Pdvsa.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA