El perdón europeo

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El comisario de Mercados Internos de la Comisión Europea (CE), Michel Barnier, ha dicho este viernes que sigue aspirando a regular la industria conocida como ‘banca en la sombra’, pero que en cualquier caso dicha normativa saldrá adelante el año que viene. Las primeras discusiones al respecto surgieron pocos meses después de la quiebra de Lehman Brothers, en 2008. El comisario de Mercados Internos de la Comisión Europea (CE), Michel Barnier, ha dicho este viernes que sigue aspirando a regular la industria conocida como ‘banca en la sombra’, pero que en cualquier caso dicha normativa saldrá adelante el año que viene. Las primeras discusiones al respecto surgieron pocos meses después de la quiebra de Lehman Brothers, en 2008.

«Estas actividades y prácticas incontroladas han jugado un papel decisivo en la crisis de las hipotecas subprime», ha recordado Barnier hablando de esta industria. La ‘banca en la sombra’ es un concepto que resume las actividades que realizan las entidades financieras al margen de los mercados regulados con la colaboración de los fondos de alto riesgo y otra clase de actores para maquillar sus balances.

A principios de 2009 ya salió la discusión, en la primera reunión del G-20 a la que asistió Barack Obama, de cómo controlar estas actividades. Posteriormente, en el primer semestre de 2010 -antes del primer rescate enviado a Grecia- la Comisión parecía dispuesta a elaborar una normativa al respecto que tampoco llegó. En 2011 el G-20 volvió a discutir la cuestión y hace unos meses el propio Barnier y otras fuentes comunitarias comentaron la existencia de un borrador de 110 páginas listo para ser aprobado antes de verano. Y ahora el comisario ha hablado del asunto ubicándolo en 2013, como pronto.

La complicidad que guarda Barnier con los hedge funds es conocida dentro del entramado financiero internacional. El gestor de un fondo de alto riesgo londinense ha reconocido a EL BOLETÍN haber mantenido varias reuniones con el comisario y otros colegas de la industria en los últimos meses y desestimó, en base a lo hablado en las mismas, que Bruselas fuese a atacar la desregulación de la que se aprovecha la ‘banca en la sombra’ en el corto plazo.

De hecho, fue el propio Barnier el que envió hace unas semanas una carta a Ben Bernanke, el presidente de la Reserva Federal de EEUU (Fed), para que no aplicase las nuevas normas destinadas a endurecer la vigilancia sobre estas prácticas a los hedge funds europeos que operasen en suelo estadounidense.

Bernanke respondió diciendo que, en ese caso, suavizará también las normas para los hedge funds estadounidenses que operen en suelo europeo. Este periódico se ha puesto en contacto con las portavoces de Barnier con la intención de conocer los motivos por los cuales se envió la mencionada carta a Bernanke, sin obtener al cierre de esta edición ningún tipo de respuesta.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA