El ocaso de Díaz Ferrán

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El que fuera dueño del Grupo Marsans, propietario de Aerolíneas Argentinas hasta su expropiación por parte del Gobierno de Cristina F. de Kirchner en julio de 2008, Gerardo Díaz Ferrán, ha sido detenido en España acusado de alzamiento de bienes y blanqueo de dinero. El empresario español fue además el dirigente de la patronal en el país europeo. El que fuera dueño del Grupo Marsans, propietario de Aerolíneas Argentinas hasta su expropiación por parte del Gobierno de Cristina F. de Kirchner en julio de 2008, Gerardo Díaz Ferrán, ha sido detenido en España acusado de alzamiento de bienes y blanqueo de dinero. El empresario español fue además el dirigente de la patronal en el país europeo.

El juez ordenó esta semana prisión eludible bajo fianza de 30 millones de euros, la mayor en la historia en España, por delitos de alzamiento de bienes, insolvencia punible y blanqueo de capitales por haber supuestamente ocultado dinero, bienes y propiedades para evitar pagar sus deudas con los acreedores de su compañía

El grupo turístico del empresario imputado se declaró en bancarrota en verano de 2010 dejando a más de 4.700 afectados y una deuda acumulada superior a los 400 millones de euros.

La noticia ha causado gran expectación en España, sobre todo después de que en el registro al domicilio de Díaz Ferrán se encontrara un lingote de oro de un kilo y una suma de dinero de 150.000 euros.

El grupo empresarial de Gerardo Díaz Ferrán y su socio, Gonzalo Pascual, denunció a Argentina ante el Banco Mundial por la expropiación que el Estado hizo de la aerolínea, por la que no recibieron ninguna compensación, y solicitó al país latinoamericano una indemnización de 1.100 millones de euros.

La disputa entre Díaz Ferrán y el Gobierno de Cristina F. de Kirchner no se quedó ahí. Argentina abrió un expediente a la filial de Marsans en la nación latinoamericana por la emisión de cheques sin fondos y falta de pago de la nómina de sus empleados, tras una denuncia interpuesta por el presidente de la Asociación de Pilotos de Líneas Aéreas del país, Jorge Pérez Tamayo.

Por ello la mandataria no ha desaprovechado la ocasión para defender la nacionalización de compañías del país controladas por empresas españolas y lleva el caso a su terreno en relación a YPF.

En la página web de la Casa Rosada, la presidenta sostiene que si no se hubiera expropiado de Repsol, “era muy probable que YPF hubiera terminado como otra empresa emblemática, que también recuperamos, como Aerolíneas Argentinas”.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA