El ‘neoliberalismo’ de Correa

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Los vínculos de Rafael Correa mantiene con los indigenistas ecuatorianos no se pueden comparar con los que atan a Evo Morales con el boliviano. Sin embargo, las desavenencias de ambos gobiernos con los representantes de los pueblos originarios son muy similares. A los dos se les reprocha que, pese a haber sido elegidos bajo la bandera de la izquierda, no representan los intereses de los más desfavorecidos. En el caso ecuatoriano, la semana ha estado marcada por esta reclamación. El presidente de Ecuador es, según el nuevo líder de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie), un “neoliberal”. Los vínculos de Rafael Correa mantiene con los indigenistas ecuatorianos no se pueden comparar con los que atan a Evo Morales con el boliviano. Sin embargo, las desavenencias de ambos gobiernos con los representantes de los pueblos originarios son muy similares. A los dos se les reprocha que, pese a haber sido elegidos bajo la bandera de la izquierda, no representan los intereses de los más desfavorecidos. En el caso ecuatoriano, la semana ha estado marcada por esta reclamación. El presidente de Ecuador es, según el nuevo líder de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie), un “neoliberal”.

Pese a que muchos consideraban, antes de que se hiciera con la presidencia de la Conaie, que Humberto Cholango era afín al gobierno de Rafael Correa, el nuevo líder de la Confederación indígena, la mayor del país, pronto iba a desmentir las presunciones. Además de reiterar la posición contraria de la asociación en relación a la consulta popular que se está impulsando desde el ejecutivo, Cholango critico directamente al presidente ecuatoriano asegurando que “su política es básicamente es extractivista”.

Pero el nuevo presidente de Conaie no se quedó ahí. Telesur, la cadena multinacional patrocinada por Venezuela como alternativa a la CNN, incluyó el pasado martes entre sus noticias una que versa sobre Ecuador y que, extrañamente a los que suele ser habitual, daba voz al rechazo indígena a la consulta popular impulsada desde el Gobierno y en contra de Correa.

“La Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conai) hace campaña por el NO, en la Consulta Nacional. La nueva dirigencia se opone al gobierno.” Con esta escueta nota se presentaba un video en el que se informaba de la elección de Cholango, del que se advierte que en la actualidad “mantiene una postura frontal en contra del Gobierno del presidente Correa, a pesar de haberlo apoyado en sus inicios.”

Posteriormente, siguiendo con la reestructuración de la imagen de Correa que Telesur parece querer ofrecer a su audiencia, el canal recuerda que hace unos días la Conai “catalogó al presidente ecuatoriano, mediante un comunicado, como genocida y neoliberal, señalando que su política es básicamente es extractivista”. Duras palabras que hasta ahora, cuando la televisión pública venezolana parecía querer mantener una cierta imparcialidad en la cuestión, no se habían escuchado en Telesur.

Rafael Correa tuvo que salir al paso de las declaraciones de Cholango. El mandatario ha lamentado que el mayor colectivo indígena del país tenga una actitud frentista con el Gobierno. «Qué pena lo que vimos en el congreso de la Conaie realizado hace pocos días aquí en el Puyo, las mismas declaraciones, parecen una copia», dijo Correa sobre la asamblea en la que se le eligió como líder. «Dicen que nosotros somos lo mismo que (los ex mandatarios de derecha) León Febres Cordero y Sixto Durán Ballén», añadió el gobernante socialista en la Amazonía, reprochando que se refieran a su administración como «el gobierno neoliberal de Rafael Correa».

Pero ¿qué es lo que no les gusta a los indígenas ecuatorianos del Gobierno de Correa? Según parece, de la consulta popular, repudian las preguntas relacionadas con la modificación del poder judicial por considerar que Correa quiere “acumular poder”. A su vez, sobre la política en la Amazonia, consideran que la explotación petrolera está expulsando a las poblaciones originarias de los lugares donde residen.

El jefe de Estado no lo ve igual. Cuestionó que los aborígenes se opongan a la explotación petrolera en la selva amazónica, señalando que la nueva ley del sector reconoce más utilidades para esos pueblos. Por ese concepto, las comunidades que habitan las zonas de extracción recibirán desde este año unos 350 millones de dólares anuales, destacó Correa.

«No estamos de acuerdo con el actual gobierno porque reproduce el estado burgués, que no beneficia a los indígenas ni a los sectores empobrecidos. Ha fracasado en la intención de cambio», dijo Cholango a la AFP, acusando al presidente de aplicar «recetas económicas neoliberales». Algo similar ocurre en Bolivia, donde por primera vez en la historia un aborigen ocupa la presidencia. Morales debe bregar, casi a diario, con las declaraciones de sectores indígenas que le acusan de haber dejado de serlo.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA