El Mercosur maniobra para dar el golpe de gracia a la CAN

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El pasado jueves 20 de junio finalizó en Asunción, Paraguay, la 41º Cumbre de Jefes de Estado del Mercosur. Además de las consabidas declaraciones oficiales que anuncian acuerdos difusos y de no haber solucionado los conflictos comerciales entre Argentina y Brasil, una noticia ha destacado sobre las demás. El mecanismo de integración va a ofrecer a Bolivia y Ecuador su ingreso como miembros de pleno derecho. La posibilidad de que, con la llegada de Humala al gobierno de Perú, la Comunidad Andina de Naciones (CAN) resucite, sería el motivo que ha llevado a adelantar el proceso. El pasado jueves 20 de junio finalizó en Asunción, Paraguay, la 41º Cumbre de Jefes de Estado del Mercosur. Además de las consabidas declaraciones oficiales que anuncian acuerdos difusos y de no haber solucionado los conflictos comerciales entre Argentina y Brasil, una noticia ha destacado sobre las demás. El mecanismo de integración va a ofrecer a Bolivia y Ecuador su ingreso como miembros de pleno derecho. La posibilidad de que, con la llegada de Humala al gobierno de Perú, la Comunidad Andina de Naciones (CAN) resucite, sería el motivo que ha llevado a adelantar el proceso.

Fue una Cumbre descafeinada. La ausencia de Cristina Fernández, que continúa con los problemas de salud que no le han impedido, por el contrario, anunciar su candidatura al liderazgo del peronismo de cara a su reelección, se unió a la ausencia de otros líderes como Correa o Morales. Se esperaba que se reencontrara con la mandataria brasileña, Dilma Rousseff, con quien debía resolver los conflictos derivados de las trabas comerciales que ambos países establecen a productos concretos del otro Estado. Pero nada de eso sucedió.

Más bien al contrario, una noticia tomó protagonismo el miércoles y ha dejado un halo de incertidumbre sobre el futuro de los dos principales mecanismos de integración del subcontinente, Mercosur y la CAN. Antonio Patriota, ministro de Relaciones Exteriores brasileño, ha certificado la intención del bloque de integrar a Bolivia y Ecuador como miembros de pleno derecho.

Por el momento, a la espera de que Venezuela logre el beneplácito del Congreso paraguayo para su integración plena, tanto el Mercado del Sur como ambos países deberán negociar los términos. Sin embargo, la pretensión parece clara.

«Existe el sentimiento de que ha llegado el momento de aumentar el acercamiento con potenciales candidatos que puedan tornarse miembros plenos. Dos países surgieron en la conversación, que son Bolivia y Ecuador», aseguraó Patriota tras reunirse con sus homólogos de Argentina, Héctor Timerman, de Paraguay, Jorge Lara Castro, y de Uruguay, Luis Almagro.

Desde hace algún tiempo, se viene especulando con la posibilidad de ampliar el número de miembros plenos de mecanismo de integración. Mientras que Bolivia estaba en todas las quinielas, lo cierto es que Ecuador no había aparecido en las misma y ocupaba un lugar similar a Colombia, cuyo presidente Juan Manuel Santos ha coqueteado con tal posibilidad para su país.

Sin embargo, a excepción de Venezuela, que está a la espera de su inclusión plena a falta de la aprobación del Congreso paraguayo, ni Ecuador ni Bolivia habían mostrado abiertamente su intención de solicitarla.

Esto no es un problema para Patriota, que ha asegurado que «existe una disposición para el inicio de una conversación exploratoria” y ha agregado que funcionarios de los países miembros del bloque viajarán a Ecuador y Bolivia para iniciar las conversaciones.

El momento elegido, por el contrario, hace pensar que hay una segunda intención detrás de la propuesta. Si se observa detenidamente lo sucedido en las últimas semanas, desde la victoria de Ollanta Humala en las elecciones de Perú, todo parece indicar que el presidente electo del país andino va a hacer un esfuerzo que no realizó su antecesor en el cargo, Alán García, para revitalizar la CAN. Su discurso, muy ligado a lo que él denomina Andinoamérica, dista de las declaraciones de García, que consideró que había “pasado el tiempo” de este mecanismo de integración.

La posibilidad de que la Comunidad Andina recupere la vigencia que mantuvo antes de las diferencias que alimentaron una negociación para un TLC con la Unión Europea son reales. Los problemas de Venezuela para ingresar en el Mercosur y la finalización de la vigencia de los acuerdos con la CAN, obligan al país a buscar alternativas. Con el cambio ideológico en Perú, Bolivia, Ecuador y Venezuela arrinconan a Colombia, donde se mantiene el heredero de Uribe, Juan Manuel Santos.

En este contexto, hay quien considera que esta propuesta es un intento por dar el golpe mortal a una CAN en horas bajas. Es el momento oportuno. Como ya ocurriera con Venezuela, si Ecuador y Bolivia deciden aceptar el ofrecimiento del Mercosur, deberán abandonar la unión andina. La incertidumbre está servida.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA