El lío en YPF se calma

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La ofensiva diplomática desplegada en los últimos días por España, con la visita relámpago del ministro de Industria, José Manuel Soria y la llamada del Rey a Cristina Fernández, parece haber frenado una hipotética intervención o nacionalización de YPF. Ahora, la clave de la resolución del conflicto podría residir en el papel que las provincias argentinas podrían jugar en la filial de Repsol. La ofensiva diplomática desplegada en los últimos días por España, con la visita relámpago del ministro de Industria, José Manuel Soria y la llamada del Rey a Cristina Fernández, parece haber frenado una hipotética intervención o nacionalización de YPF. Ahora, la clave de la resolución del conflicto podría residir en el papel que las provincias argentinas podrían jugar en la filial de Repsol.

La intervención de Cristina Fernández ayer, en el acto de inauguración del nuevo curso parlamentario argentino, había despertado la máxima expectación en los ámbitos económicos y políticos, pues de ella iba a depender el futuro de YPF. Pero tras más de tres horas de discurso, la presidenta se limitó a decir que hará todo lo que tenga en su mano para garantizar el suministro de hidrocarburos del país.

En su declaración, la viuda de Néstor Kirchner hizo un guiño a las provincias del país, al recordar con nostalgia aquellos tiempos en que tenían representación en los consejos de la petrolera y acciones de la empresa.

Los medios más cercanos a la presidenta, entre ellos Página 12 aseguran que la nacionalización era la opción que deseaba más Cristina Fernández, porque supondría recuperar una empresa “símbolo de Argentina” después de que fuese cedida al capital extranjero durante del menemismo. Sin embargo, este diario admite que el precio de la compañía hace que ese objetivo sea muy difícil de alcanzar, incluso a pesar de la fuerte caída de YPF en la Bolsa.

Así, que la solución se cocerá entre bastidores, en concreto en las dos comisiones que han creado los Gobiernos de Argentina y España, aunque algunos medios aseguran que Repsol ya habría hecho algunas propuestas. Clarín por ejemplo apunta que el presidente de la española, Antonio Brufau, habría ofrecido aumentar las inversiones de YPF, concentrando el esfuerzo en la cuenta neuquina. También YPF estaría dispuesta a devolver el resto de las concesiones a las otras provincias. Aunque esta promesas no habrían convencido del todo a Buenos Aires.

En las últimas semanas, los mercados bursátiles habían jugado a la hipotética nacionalización de la compañía en la que Repsol tiene un 57,4% del capital y el empresario local Enrique Eskenazi otro 25%. Sin contar la sesión de ayer, en la que los títulos de YPF se dispararon un 17%, la empresa había perdido unos 6.000 millones de dólares de capitalización bursátil

También Clarín se había hecho eco de rumores de mercado que atribuían los descalabros en la cotización a las ventas de acciones del Estado argentino, que controla una participación marginal del 1% del capital. El objetivo de las caídas sería bajar el valor de mercado aún más para facilitar la compra de más acciones de Estado o negociar con alguno de sus accionistas, lo que supondrá mantener la presión.

Algunos analistas han afirmado incluso que quizás a Repsol le convendría vender un paquete de YPF al gobierno argentino para quitar la incertidumbre sobre su filial, aunque ello se traduciría en la pérdida de sus explotaciones en el país. Aun así, en el caso de que esta posibilidad se llevara a cabo, la compañía española podría hacer nuevas exploraciones en otros países, como en la zona del Caribe, con el dinero que recibiera.

El origen

Hace ya más de un mes algunos funcionarios del Ejecutivo argentino comenzaron a arremeter contra Repsol, al acusarla de provocar un desabastecimiento energético en el país. La petrolera no tardó en responder. Las inversiones de su filial aumentaron en 2011 un 50%, hasta los 2.311 millones de dólares, un récord. El índice de reposición de reservas se elevó hasta el 160% y las reservas nuevas se situaron en 137 millones de barriles.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA