El fiasco bancario de Merkel

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Los alemanes también tienen su propio fracaso bancario de la magnitud de la entidad española Bankia. Se encuentra en la región de Renania del Norte – Westfalia (una de las más industriales del país más industrial de Europa), responde al nombre de West LB y ahora tiene serios problemas para seguir adelante con el plan de saneamiento aprobado en Bruselas. Los alemanes también tienen su propio fracaso bancario de la magnitud de la entidad española Bankia. Se encuentra en la región de Renania del Norte – Westfalia (una de las más industriales del país más industrial de Europa), responde al nombre de West LB y ahora tiene serios problemas para seguir adelante con el plan de saneamiento aprobado en Bruselas.

Durante la crisis financiera desatada por el banco estadounidense Lehman Brothers en otoño de 2008, el West LB se encontró con serias dificultades. Esta confederación de cajas alemanas circunscritas a Renania del Norte – Westfalia, aunque con filiales en otros países como Brasil, requirió en un momento dado ayudas públicas para evitar la quiebra.

Los planes de las autoridades alemanas, en sintonía con la Comisión Europea, pasaban por trocear esta entidad y venderla a diferentes compradores. La lista de los mismos ha sido amplia, incluyendo desde otros landesbanken germanos hasta fondos de inversión con sede en EEUU y bancos chinos.

No obstante, en multitud de ocasiones los interesados han terminado rechazando la compra tras encontrar irregularidades en las cuentas del West LB, como ya sucedió a principios de 2011 con el China Development Bank.

Precisamente, esta la historia se ha vuelto a repetir recientemente. Las autoridades de Renania del Norte – Westfalia (que pertenecen a los socialdemócratas del SPD) tienen, según el plan de Bruselas, hasta el 30 de junio para deshacerse de algunas unidades que la entidad tiene en venta, pero según ha informado el diario local Handelsblatt, un agujero en la cartera de productos derivados del banco ha complicado las cosas.

En concreto, la operación que se ha visto afectada ha sido la de la venta de la unidad Verbundbank a otro landesbanken alemán: Hessen-Thueringen. Desde esta entidad no quieren asumir un paquete de derivados valorado en 4.200 millones de euros que encierra, a su vez, unas pérdidas de 300 millones de euros.

Las últimas noticias publicadas por la prensa local hablan de que el Hessen-Thueringen , más conocido como Helaba, podría acceder finalmente a comprar el paquete ofrecido por el West LB siempre y cuando 150 millones de euros de esas supuestas pérdidas corran a cuenta de las autoridades de Renania del Norte – Westfalia.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA