Duelo en la cumbre

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Son del mismo partido, pero nunca se han llevado bien y últimamente la distancia entre ambos aumenta. El presidente Cavaco quiere que el jefe del Gobierno, Passos, cambie el Ejecutivo e incluya a los socialistas. Passos Coelho se niega. El presidente de la República, Aníbal Cavaco Silva, exige que los tres partidos con posibilidades de gobernar juren hacer lo posible para que termine de forma adecuada la tutela de la troika en junio de 2014, convocar elecciones para entonces y que cuestiones claves de Estado, como los compromisos con el déficit y la deuda, no sean puestas en duda una vez pasados los comicios.

Sin embargo, el primer ministro Passos Coelho no está de acuerdo con adelantar las elecciones y quiere terminar la legislatura. Por su parte, el Partido Socialista se niega a aceptar nuevos recortes equivalentes a 4.700 millones de euros centrados, sobre todo, en el despido de funcionarios y en el ahorro en ministerios como el de Educación y Sanidad.

En el debate de este viernes, Passos Coelho ha tentado en varias ocasiones a los socialistas para que se sumen al acuerdo. Pero el principal partido de la oposición y formación por delante en todos los sondeos, sabe que, si lo acepta, la decisión acarrearía grandes riesgos. Varios históricos líderes socialistas ya se lo han advertido.

El exprimer ministro y expresidente de la República, Mário Soares, referencia de toda la izquierda portuguesa, ha asegurado que confía en que el secretario general del PS, António José Seguro, no firme ningún acuerdo con el centro derecha. “Esto podría dar lugar a una escisión del Partido Socialista”, ha advertido. Por otro lado, grupos de empresarios urgen a los tres partidos a que lleguen cuanto antes a una solución a fin de acabar con una crisis política que está durando mucho y que debilita cada vez más a la economía.

El Gobierno de Portugal se encuentra a la deriva. Con un estado en funciones, su primer ministro, Pedro Passos Coelho, y el presidente de la República, Aníbal Cavaco Silva, se encuentran enfrentados.

Y es que Cavaco Silva aún no ha refrendado la renovación pendiente del Gobierno que solicitó el primer ministro. Para ello, hace una semana el presidente republicano pidió primero a los tres partidos fuertes del país (la coalición gobernante de los conservadores y los democráticos y los socialistas, que se encuentran en la oposición) a llegar a un acuerdo para conseguir la “salvación nacional”.

Con ese pacto entre los tres partidos políticos, Cavaco Silva pretende garantizar una estabilidad necesaria a medio plazo para superar la crisis económica, según publicó El País. La grave situación del país ha sido el eje central este viernes en la quinta moción de censura, que fue impulsada por los Verdes y apoyada por el Partido Socialista.

Esto demuestra que, aunque los diputados socialistas y conservadores se acusan mutuamente de incompetencia a la hora de conducir la crisis en el parlamento, por otro lado tratan de llegar a un acuerdo para solventar el caos institucional de Portugal.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA