Diplomacia universitaria

Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en reddit
Compartir en telegram
Compartir en email

Entre Cuba y E.E.U.U. las relaciones son cada vez más fluidas en los últimos meses. Intelectuales de ambos países han viajado para compartir conocimientos en lo que es un símbolo de la mejora de la visión que tienen uno del otro. Un ejemplo es la visita del catedrático cubano Rafael Hernández a Miami para dar una conferencia sobre su país. Entre Cuba y E.E.U.U. las relaciones son cada vez más fluidas en los últimos meses. Intelectuales de ambos países han viajado para compartir conocimientos en lo que es un símbolo de la mejora de la visión que tienen uno del otro. Un ejemplo es la visita del catedrático cubano Rafael Hernández a Miami para dar una conferencia sobre su país.

Hace un año, aún con George Bush en el Gobierno norteamericano, Hernández ya fue invitado a dar una conferencia en EEUU pero en aquella ocasión no le dejaron entrar en el país vecino.

En la charla en Florida, Rafael Hernández señaló que Cuba necesita un debate más profundo sobre temas como el uso de las drogas, la desigualdad entre las razas, el mercado negro o la prostitución. Destacó también la obligatoriedad de mantener un diálogo sobre la democracia en la Isla. El hecho de que alguien llegado desde La Habana hable de la democracia en vez de la falta de democracia es un reflejo de cómo en Cuba tienen una concepción un poco más positiva de E.E.U.U. o al menos de la relación que puede llegar a tener con Cuba.

Hernández habló también de Yoani Sánchez de cuyo blog dijo que no cumplía su visión de debate crítico y que definió como “ciberchancleteo”, es decir como un discurso demasiado de a pie. Sin embargo, que tengan en cuenta el blog es un indicativo del cambio; fomentado por la llegada al poder de Obama y de la suavización del régimen por parte de Raúl Castro.

Hace 20 años era impensable que la mayor de Las Antillas permitiese cierta crítica pública y debates sobre temas controvertidos para la política castrista. Sin embargo, desde que Obama llegó al poder el pasado enero ha habido una acumulación de declaraciones y gestos tanto por parte de EEUU como cubana. Todo esto ha creado enormes expectativas para iniciar un diálogo entre ambos Estados, favorecer así la normalización de las relaciones entre ambos países.

Además del intercambio intelectual, también se ha impulsado la colaboración científica.

Siete biólogos norteamericanos han estado en La Habana para configurar planes conjuntos sobre la conservación del medio marino y sus especies como por ejemplo tiburones. Estos animales cazan en territorios muy grandes que competen a los dos Estados por lo que su cuidado depende de los dos gobiernos.

Esta colaboración marca una nueva dirección a seguir por ambos países a partir de ahora y suaviza el embargo impuesto por Estados Unidos en 1962 favoreciendo un flujo de conocimientos mutuos.

Pero la vía académica no es la única que muestra una mejora de las relaciones. Cada vez son más las publicaciones especializadas estadounidenses que cuentan con la colaboración de analistas cubanos.

Lo destacado del caso es que estos comentarios son con el permiso del régimen castrista ya que son fuentes oficiales que dan una visión desde Cuba de como está la Isla.

Los nuevos comentaristas son analistas jóvenes, recién llegados a la Cátedra en muchos casos, con una mentalidad más aperturista hacia EEUU.

Desde los blogs se argumenta que Raúl Castro sí se plantea un cambio respecto a sus vecinos y enemigos históricos, pero que es necesario darle tiempo ya que los cambios no se pueden hacer de un día para otro. Explican que, desde La Habana, estudian fórmulas para regular la propiedad privada y que se apuesta por una apertura y un mayor debate. Desde las vitácoras se afirma que Raúl Castro está dispuesto a un diálogo con EEUU.

La colaboración se complementa con la intención de Obama de realizar una revisión de la política hacia la Isla donde por ejemplo se estudiaría eliminarla de la Lista de Patrocinadores del Terrorismo donde aparece desde 1982 e incrementar una cooperación bilateral en materia de energía y medioambiente.

Desde Washington no se cree en el embargo como única política con Cuba y se apuesta por una transición controlada hacia la democracia.

Según ha manifestado recientemente Barack Obama sus objetivos con la perla del Caribe con fomentar la democratización, impulsar el cumplimiento de los derechos humanos y buscar el reconocimiento de los derechos y libertades individuales de los habitantes de la Isla.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA