Días de “tequila y ron” para el Papa

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Aunque su estado de salud no es el mejor, Benedicto XVI ha iniciado un largo viaje por México y Cuba. Esta visita de cinco días concluirá el próximo miércoles 29 de marzo, cuando vuelva a Roma. La primera parada será en tierras mexicanas, en Guanajato, una región ferviente católica para después desplazarse a la Isla. Un acontecimiento que muchos llevaban años esperando y que está creando inquietud en algunos colectivos, especialmente en la disidencia cubana. Aunque su estado de salud no es el mejor, Benedicto XVI ha iniciado un largo viaje por México y Cuba. Esta visita de cinco días concluirá el próximo miércoles 29 de marzo, cuando vuelva a Roma. La primera parada será en tierras mexicanas, en Guanajato, una región ferviente católica para después desplazarse a la Isla. Un acontecimiento que muchos llevaban años esperando y que está creando inquietud en algunos colectivos, especialmente en la disidencia cubana.

Esta será la primera vez que el papa alemán pisará ambos territorios. México es uno de los ‘graneros’ de fieles de la iglesia católica. Las estadísticas dicen que es uno de los pocos países en los que quedan sacerdotes en los seminarios. Y esos nuevos curas son exportados al extranjeros.

Los días previos a esta visita, están siendo tensos entre la disidencia cubana. Diversas noticias en las últimas semanas reflejan las intenciones que tiene el gobierno cubano ante las posibles protestas durante la estancia papal.

Esta semana las Damas de Blanco,-un colectivo de mujeres católicas que reclaman la liberación de presos políticos- fueron arrestadas y puestas en libertad tras realizar su tradicional marcha dominical antes de la misa en la Iglesia de Santa Rita.

Anteriormente, tanto las Damas de Blanco, como otros reconocidos disidentes cubanos criticaron un encierro de varios manifestantes en la Iglesia de Nuestra Señora de la Caridad del Cobre en La Habana, que protestaban para pedirle al Papa que intercediera por ellos para reclamar al gobierno cubano libertad política.

Pero la policía acabó expulsándolos con violencia –según algunas fuentes de la Isla- del templo a instancia del cardenal Jaime Ortega, que pidió que los echaran de un modo pacífico.

Precisamente la Virgen de la Caridad del Cobre será una de las protagonistas de la visita de Benedicto XVI. La estatua original de este culto -muy querido en la Isla- recibirá una rosa de oro por parte de su Santidad, en una misa que se celebrará la tarde del día 26 de marzo. Este acto se celebrará en la plaza Antonio Maceo de Santiago de Cuba.

Sin duda la visita del discípulo de San Pedro es un acontecimiento que importa a todos los fieles latinos. Tanto Cuba como México esperan que este encuentro resulte un éxito y propague al mundo una buena imagen de ambos países.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA