Desconfianza entre socios

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Los responsables de la UE no se fían de EEUU. Creen que el pacto de intercambio de datos que firmaron en el año 2000, solo ha beneficiado a Washington y, por eso, pretenden revisarlo. A raíz del masivo espionaje estadounidense, la Unión Europea (UE)ha perdido la confianza en el país norteamericano. El escándalo, que ha indignado a Europa, ha hecho que la vicepresidenta de la Comisión Europea y responsable de Justicia, Viviane Reding, se plantee modificar el acuerdo de intercambio de datos que firmaron ambos territorios en el año 2000: “El estándar que se aplica en EEUU es mucho más bajo que el de la UE y, por tanto, vamos a revisarlo”, aseguró la comisaria en unas declaraciones al diario español El País.

Este pacto que firmaron Europa y EEUU permite a más de 3.000 empresas de ambos bloques intercambiar información a cambio de cumplir unos criterios de seguridad. Sin embargo, Reding piensa que esos criterios no son del todo seguros, sobre todo, para el continente europeo.

Estas incertidumbres por parte de la UE se deben, en gran medida, a las tensiones que se han producido entre los dos territorios al salir a la luz pública el espionaje que se estaba realizando desde Washington. Aunque hasta ahora la respuesta había sido bastante suave ante unas prácticas que les han afectado directamente, con esta decisión Reding pretende presionar al Gobierno de EEUU para que ofrezca mayores garantías al intercambio de datos.

La comisaria tendrá la oportunidad de discutir sobre este asunto con los ministros europeos de Interior y Justicia, reunidos desde este jueves en Vilnius (Lituania) en un consejo informal. En ese mismo encuentro, Francia y Alemania han pedido acelerar la reforma de la norma de protección de datos que Europa lleva negociando desde hace año y medio. En la declaración francoalemana se insiste en la idea de contar cuanto antes con normas comunitarias más estrictas, aunque no aclaran qué pasos van a dar para lograrlo.

Además, los ministros de Justicia de Alemania y Francia se declaran “muy preocupados” por las recientes revelaciones relacionadas con el programa de espionaje Prisma y señalan que el acceso de autoridades extranjeras a datos personales tiene “un impacto significativo en la privacidad que debe ser estrictamente limitado y fuertemente controlado”. Opinan que estas negociaciones están “directamente ligadas” al programa de espionaje estadounidense.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA