Cristina y su nueva ‘corte’

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La presidenta argentina, Cristina F. de Kirchner, parece decidida a impulsar su nueva ‘corte’ en el panorama político y económico de su país. Por ese motivo, está intentando ‘apartar’ de la primera línea a algunos de los fieles amigos de su marido, el ex presidente ya fallecido, Néstor Kirchner. La presidenta argentina, Cristina F. de Kirchner, parece decidida a impulsar su nueva ‘corte’ en el panorama político y económico de su país. Por ese motivo, está intentando ‘apartar’ de la primera línea a algunos de los fieles amigos de su marido, el ex presidente ya fallecido, Néstor Kirchner.

El primer paso de esta táctica política lo vimos con la nacionalización de YPF. Allí, la familia Eskenazi, a través del grupo Petersen, controlaba un importante paquete accionarial de la entonces filial de la española Repsol.

Tras expulsar a los ‘gallegos’ del sector petrolero argentino, Fernández ha desplazado a los Eskenazi, tradicionales aliados de su marido, para acercar a la gestión de la compañía a personas de su confianza, como el viceministro de Economía, el judío Axel Kicillof. Algunos observadores internacionales, creen que esta maniobra también ha servido para posicionar mejor en su futuro político a su primogénito, Máximo Kirchner.

Por otro lado, la presidenta argentina, está intentando arrebatar a Hugo Moyano el control de la Confederación General del Trabajo (CGT), el principal sindicato del país sudamericano.

Según ha denunciado Moyano, para ese fin, Cristina ha intentado sobornar a diversos dirigentes sindicales a través de sus ministros. Para el líder del CGT, ese dinero que les ofrecen como contrapartida para no asistir a algunas reuniones sindicales, es parte de la Administración de Programas Especiales, un organismo con fines sociales.

Hugo Moyano había sido una fiel ‘fuerza de choque’, que ayudó a su amigo Néstor Kirchner en alguno de los momentos más complicados de su mandato. Sin embargo, el sindicalista ha señalado que la intención de Fernández no es mantener una política favorable para los trabajadores.

El presidente de la CGT, ha amenazado que continuarán una constante lucha de sus derechos laborales, aunque no ocuparán un lugar en la escena política que tampoco les corresponda.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA