Club privado

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La canciller de Alemania, Angela Merkel, y su homólogo francés, Nicolas Sarkozy, ambos líderes de países con la mayor calificación dada por las agencias de ‘rating’ -AAA- han convocado los demás países de la zona del euro con su misma nota (Austria, Holanda, Luxemburgo y Finlandia) para tratar de impulsar una élite dentro de la región, que ya se ha puesto como primer objetivo que la ampliación del fondo de rescate europeo (EFSF, por sus siglas en inglés) sea responsabilidad -presupuestaria- de España, Italia y Bélgica. La canciller de Alemania, Angela Merkel, y su homólogo francés, Nicolas Sarkozy, ambos líderes de países con la mayor calificación dada por las agencias de ‘rating’ -AAA- han convocado los demás países de la zona del euro con su misma nota (Austria, Holanda, Luxemburgo y Finlandia) para tratar de impulsar una élite dentro de la región, que ya se ha puesto como primer objetivo que la ampliación del fondo de rescate europeo (EFSF, por sus siglas en inglés) sea responsabilidad -presupuestaria- de España, Italia y Bélgica.

Este tipo de ‘petit comités’ son normalmente asociados al presidente galo, que durante el 2010 ha adquirido cierta fama entre sus homólogos europeos por quedar a solas con Merkel para debatir asuntos que conciernen a toda Europa, en un afán por demostrar el poderío de las dos potencias. Y después de que algunos empresarios alemanes propusiesen el pasado mes de noviembre que la eurozona tuviese dos monedas, y que París liderase la parte más débil, Sarkozy no se ha ‘separado’ de la canciller alemana en ninguna cumbre desde entonces.

Las potencias de la zona del euro más, en teoría, solventes pretenden que tanto España como Italia y Bélgica, que perdieron su tienen triple A durante la crisis financiera, incrementen el presupuesto del fondo, que actualmente es de 440.000 millones de euros (aunque de ellos, sólo se pueden utilizar 250.000 millones de euros para que el EFSF no pierda su calificación, también triple A), según informa la edición alemana del Financial Times.

El rotativo, que cita a fuentes sin identificar cercanas a los ministros de Finanzas de estas potencias, señala que esta decisión trata de evitar que los países con triple A pierdan su calificación en el proceso de ampliación.

Esta salida podría resultar muy atractiva para la canciller de Alemania, según los expertos. Hasta ahora Merkel se ha visto involucrada en dos frentes; el de Bruselas, que le exige un mayor compromiso para fortalecer el euro, y el de Berlín, que insiste en que Alemania no debe comprometerse más con las potencias más débiles de la región. Por lo tanto, la ampliación del fondo de rescate sin que las cuentas teutonas se vean implicadas parece ser la salida ideal para los democristianos de este país.

El partido de la canciller, la CDU, tiene serias complicaciones en el panorama político germano. Sus compañeros de coalición, los liberales del FDP, han adoptado un discurso en el que acusan a Merkel de comprometer la economía alemana a la de otros países que no han hecho bien sus deberes financieros (como en el caso de Grecia). Además, este año tendrán lugar siete comicios regionales -el primero el próximo 27 de marzo en la región de Renania Palatinado- que determinarán la fortaleza de los democristianos.

Este debate se encuadra en la visita que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, realizará a Sarkozy hoy en París. Que se sucede un día después de que el consejero delegado de Deutsche Bank, Josek Ackermann, estuviese en La Moncloa. Pocas horas después de la visita del directivo se filtró desde La Moncloa una información que aseguraba que el Gobierno impulsará nuevas reformas en el entorno de las cajas de ahorro. Información que ha sido hoy, pocas horas antes de la visita de Zapatero a París, confirmada por el vicepresidente primero y ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba.

Además, se ha conocido gracias a otras filtraciones, que el EFSF, una vez fijado su mecanismo final, podría aportar una solución al estado de las finanzas de Grecia e Irlanda, dado que el rescate que se produjo en 2010 en ambos países no ha alejado la presión que ejercen los mercados internacionales en sus respectivas economías.

Hoy han surgido informaciones, recogidas por el rotativo The Irish Times, que indican que los ministros de Finanzas de la zona del euro discutieron durante el pasado Ecofin, y de forma paralela a una posible ampliación de ESFS, sobre una posible desviación de los fondos de esta institución -destinada, en un principio, a prevenir futuros rescates- a Atenas y Dublín. Estas informaciones ya aparecieron ayer, sólo en relación a Grecia, en diversas agencias para los operadores como Dow Jones.

La idea es que ambas economías reestructuren parte de su deuda, recomprando los bonos soberanos que mantiene en sus sótanos el Banco Central Europeo (BCE), en el caso de que los mercados internacionales mantengan la presión sobre sus papeles. Tanto que al final ambos países deban renunciar a buscar financiación por esa vía, y corran el riesgo de sufrir una segunda debacle en su economía.

No obstante, una posible reestructuración de su deuda afectará sin duda a los tenedores de bonos que estén expuestos a ambos países. Entre los que destacan los principales bancos alemanes, franceses y británicos.

La exposición de los bancos alemanes a ambos países es de 52.200 millones de dólares (unos 38.780 millones de euros), según los datos publicados por el Banco Internacional de Pagos (BIS, por sus siglas en inglés) hasta julio de 2010. La exposición de la banca gala a estas dos economías es de 19.700 millones de dólares (unos 14.630 millones de euros) y la de la banca británica es de 32.700 millones de dólares (unos 24.290 millones de euros).

La situación de Grecia es más complicada, pues a pesar de obtener el pasado mes de mayo 110.000 millones de euros procedentes de la UE y el FMI para evitar la quiebra financiera, debido a la cantidad de deuda emitida hasta el momento (equivalente a un 153% de su PIB) el coste de financiación en los mercados internacionales aún es extremadamente elevado.

Los papeles helenos a diez años, por ejemplo, ofrecen una rentabilidad del 11,4%, mientras que el ‘bund’ alemán con el mismo vencimiento cotiza a 3,1%. Los bonos irlandeses se compran a 8,9% de rendimiento.

Por el momento, los ministros de Finanzas de la zona del euro no han llegado a ningún acuerdo (y desde Grecia, según ha podido saber EL BOLETÍN, se niega la mayor), aunque durante la discusión sobre una probable ampliación tanto Alemania como Holanda y Finlandia se mostraron contrarios a debatir este punto de la agenda de forma inmediata tras alegar que no había necesidad actual de tomar esa decisión.

Los países triple A parecen querer utilizar su calificación como una frontera entre los países que merecen ser preservados de cualquier peligro y los que no. Sin embargo las agencias de calificación que deciden quién es solvente y quién no lo es tanto tienen dueño y, por eso, también intereses. Las tres más influyentes se llaman Moody´s -cuyo mayor accionista es Warren Buffet, un magnate e inversor estadounidense-, Standard & Poor´s y, en Europa, Fitch Ratings.

Debido a la supuesta parcialidad de las decisiones de estas agencias, Bruselas estudió hace unos meses la creación de una agencia de calificación independiente, pero el proyecto aún no ha avanzado más allá de las discusiones que se mantienen en el Parlamento Europeo.

Sin embargo muchos expertos consideran necesaria una referencia alternativa, pues estas agencias quedan lejos de ser infalibles en sus análisis. Un claro ejemplo es el de Lehman Brothers, que fue hasta 2008 el cuarto banco de inversión más grande del mundo. El 15 de septiembre de ese año Lehman Brothers anunció su quiebra y desapareció, incrementando la intensidad de la crisis financiera internacional y obligando a varios gobiernos, y entre ellos el de EEUU, a intervenir otras entidades para evitar su caída.

Lehman Brothers tenía una triple A. Es decir, que según las agencias de calificación, era un banco solvente y rentable.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA