Chile, Argentina y Bolivia; el futuro del automóvil eléctrico en su manos

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Bolivia, Chile y Argentina, por este orden, tienen en su territorio las principales reservas de litio del mundo. Entre los tres países suman no menos del 85% de las mismas, lo que los convierte en un frente que, organizado, podría determinar, como hace la Organización de Países Productores de Petróleo (OPEP) con el oro negro, el precio de venta del mineral. Un eventual acuerdo en este sentido podría frenar o acelerar la implantación del coche eléctrico, cuyas baterías son, precisamente, de litio. Bolivia, Chile y Argentina, por este orden, tienen en su territorio las principales reservas de litio del mundo. Entre los tres países suman no menos del 85% de las mismas, lo que los convierte en un frente que, organizado, podría determinar, como hace la Organización de Países Productores de Petróleo (OPEP) con el oro negro, el precio de venta del mineral. Un eventual acuerdo en este sentido podría frenar o acelerar la implantación del coche eléctrico, cuyas baterías son, precisamente, de litio.

Las principales automotrices del mundo, desde General Motors Corp. hasta Toyota Motor Corp. se han volcado en el desarrollo de una nueva generación de autos que funcionan principalmente con electricidad. Pero hay algo que le baja el voltaje a los entusiastas de esta tecnología: las baterías. En medio de todos los avances, nadie ha descubierto cómo fabricar una batería lo suficientemente pequeña y que a la vez almacene la energía suficiente para estos autos nuevos y que además no corra el riesgo de incendiarse.

Varias empresas están compitiendo para desarrollar la batería adecuada para la próxima generación de autos eléctricos. En la carrera están los grandes fabricantes asiáticos de baterías frente a una serie de pequeñas empresas jóvenes, casi todas de Estados Unidos. Cada una está tratando de desarrollar una fuente viable de energía para autos eléctricos de largo alcance y para híbridos de electricidad y gasolina como el Volt, los cuales utilizan más electricidad que los híbridos que se encuentran en el mercado.

Pero la tecnología más prometedora, sin lugar a dudas, es la de baterías de iones de litio como las que se utilizan en las computadoras portátiles y teléfonos móviles. Y es en este contexto, en uno en el que el desarrollo de estas baterías sea un hecho, en el que Bolivia, Argentina y Chile van a manejar el mercado de automóviles eléctricos, en base al litio. De ahí que Rodolfo Tecchi, director de la Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica del Ministerio de Ciencia argentino, haya recomendado una suerte OPEP formada por los tres países.

Las tres naciones latinoamericanas, conocidas como las “Arabias Sauditas” del litio, debe, según Tecchi, » establecer mecanismos de control de la oferta de carbonato de litio, evitando distorsiones por sobreproducción, que impliquen bajas en el precio internacional». No en vano, los especialistas ya se refieren al litio como la potencial «estrella» de la anunciada explosión industrial de los autos eléctricos y aseguran que resulta clave a la hora de generar energía nuclear limpia y en la utilización de satélites.

En la actualidad, los precios de la tonelada sigue subiendo y asciende a los 6.000 dólares. El funcionario argentino ha explicado que el mineral, llamado también oro blanco, «es una materia prima vital para acumular energía, que es utilizada en la fabricación de baterías de teléfonos móviles y computadoras». Ante este escenario, Argentina, Chile y Bolivia estudian establecer sus propias normas sobre el negocio con el fin de obtener el mayor beneficio posible.

«Una batería para automóviles de ion de litio tiene un precio de mercado de 20.000 dólares y necesita sólo 15 kilos de carbonato de litio para su fabricación», expuso Tecchi, que sobre su país, Argentina, considera que «tiene la oportunidad de participar de la próxima revolución industrial y salir del rol del mero proveedor de materias primas». El Gobierno de Cristina Fernandez incluyó el meral blanco en su agenda después de la visita de esta a los países árabes. A su vez, pidió al titular de General Motors en Argentina, Sergio Rocha, que avance con la producción de baterías de litio a nivel local.

Argentina ocupa hoy el tercer lugar en importancia en cuanto a reservas mundiales. Más arriba en el ranking se ubica Bolivia, que acumula el 50% de la disponibilidad de litio en el salar de Uyuni, y Chile, que concentra el 25% de las reservas, con epicentro en el salar de Atacama. El 29% se destina a la fabricación de baterías para automóviles y productos electrónicos de consumo masivo, el 20% está dirigido a la producción de aluminios, otro 20% se utiliza en la confección de vidrios y cerámicas, un 13% es volcado a la fabricación de lubricantes y otro 18% se destina a múltiples industrias.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA