Cañones o mantequilla

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

En sus últimos meses como presidente de México, Felipe Calderón se encuentra casi en el mismo punto en el que arrancó su periodo como mandatario del gran país norteamericano. La inseguridad ciudadana, la gran plaga que quiso y no consiguió combatir aún reina en una nación que alcanza el grado de prosperidad del que podría gozar por culpa de este problema endémico. En sus últimos meses como presidente de México, Felipe Calderón se encuentra casi en el mismo punto en el que arrancó su periodo como mandatario del gran país norteamericano. La inseguridad ciudadana, la gran plaga que quiso y no consiguió combatir aún reina en una nación que alcanza el grado de prosperidad del que podría gozar por culpa de este problema endémico.

Esta relación entre crecimiento económico y violencia callejera ha sido refrendada una vez más en la última encuesta mensual realizada por el Banco Central de México (Banxico) entre expertos económicos instalados en el país, que una vez más sitúan este obstáculo como el principal problema para el crecimiento y aseguran que en los próximos meses se convertirá en un freno para la actividad.

De hecho, está opinión ha sido compartida por el 16% de los encuestados, tres puntos porcentuales más que en la consulta anterior. En ambos casos, además, los analistas consideran que este es el mayor obstáculo para el tejido productivo mexicano en el largo plazo.

Aunque, la política económica desarrollada durante su mandato por el actual presidente, y los anteriores, también es considerada un obstáculo potencial para el desarrollo del país en este horizonte de tiempo. Un 15% de los analistas afirma que la ausencia reiterada de reformas estructurales no ha sido resuelta y actúa como elemento de desaceleración.

El efecto es más pronunciado, además, en especial en ciertos mercados concretos como la telefonía, donde el peso de algún jugador importante, como el muy poderoso Carlos Slim, es todavía demasiada carga para que se creen verdaderos espacios de competencia que beneficien a los consumidores.

A corto plazo, las preocupaciones son otras. En este caso, para un 27% de los encuestados el mayor riesgo proviene de la debilidad de los mercados externos, mientras que, en segundo lugar, se sitúa la actual inestabilidad financiera internacional, considerada la mayor amenaza por un 23% de los expertos consultados por Banxico.

A pesar de estas preocupaciones, el resultado general de la encuesta del Banco Central, tiene un sesgo algo más optimista que el recogido en consultas anteriores. Por ejemplo, para 2012, estos analistas apuestan por un crecimiento del PIB del 3.34%, una centésima más que el promedio reflejado por la encuesta anterior.

Aunque este optimismo no se contagia a las previsiones sobre el empleo que también son buenas, pero empeoran. Los expertos consultados por Banxico creen ahora que al cierre de 2012 el número de trabajadores inscritos en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) habrá aumentado en 533.000 personas, una cifra inferior a los 549.000 por los que apostaban antes.

El motivo, sin embargo, quizá no sea para preocuparse. La mejora económica de EEUU, si se consolida, puede volver a alentar la emigración hacia aquel país. Y, en cualquier caso, esa sería la mejor noticia para México en estos tiempos difíciles. El país aun busca alternativas a esta peligrosa asociación, desde luego, pero, por ahora, lo que pasa en el poderoso vecino del norte tiene un impacto inmediato y directo en el territorio azteca.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA