Banda ancha, sólo para los ricos

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Muchos gobiernos de Latinoamérica parecen dispuestos últimamente a ‘hacer caja’ con la tecnología. Dos ejemplos muy claros son los de Argentina y México. Mientras Cristina Fernández ha conseguido que la Cámara de Diputados aprobara la ley que duplica el IVA a los productos electrónicos importados, lo que provocará el alza de los precios en hasta un 35% en teléfonos móviles, ordenadores, y hasta televisores y frigoríficos, Felipe Calderón se ha quedado con las ganas. Las presiones del magnate mexicano Carlos Slim han provocado que el Congreso mexicano rechazara el impuesto para gravar el uso de Internet con un 3% dentro del paquete fiscal para 2010. La mayoría de los Gobiernos de Latinoamérica tratan de llenar las arcas con la tecnología. Dos ejemplos muy claros son los de Argentina y México. Mientras Cristina Fernández ha conseguido que la Cámara de Diputados aprobara la ley que duplica el IVA a los productos electrónicos importados, lo que provocará el alza de los precios en hasta un 35% en teléfonos móviles, ordenadores, y hasta televisores y frigoríficos, Felipe Calderón se ha quedado con las ganas. Las presiones del magnate mexicano Carlos Slim han provocado que el Congreso mexicano rechazara el impuesto para gravar el uso de Internet con un 3% dentro del paquete fiscal para 2010.

En Argentina el Gobierno ha hecho oídos sordos a miles de usuarios que en redes sociales, blogs, webs y sitios de noticias han protestado por el impuestazo tecnológico, que en estos momentos ya es ley.

La ministra de Industria argentina, Débora Giorgi, ha asegurado que este aumento de los precios tiene el objetivo de fomentar la industria local y ha indicado que es incomprensible que en un país con 40 millones de teléfonos móvil, el segundo de América Latina, no tenga la capacidad de producirlos de forma local.

La ley conseguirá que los aparatos electrónicos y digitales sean mucho más caros de lo que eran ya en cualquier país del entorno. El reproductor musical iPod, por ejemplo, cuesta en Argentina un 30% más que en España.

La Cámara de Diputados de Argentina ha aprobado el proyecto que elimina la exención a los impuestos internos y que duplicará el IVA de un 10,5% a un 21% a algunos dispositivos (móviles, cámaras de fotos y videograbadoras, GPS, monitores, heladeras y congeladores, calentadores y estufas eléctricas, televisores y microondas) que no estén manufacturados dentro de una provincia del país.

Fuentes del sector consultadas por Americaeconomica.com han asegurado que las compañías se han aglutinado en la Cámara de Informática y Comunicaciones de Argentina para hacer un looby contra esta decisión del Gobierno de Cristina Fernández. Además, estas fuentes han asegurado que se van a encarecer las terminales y eso va a provocar que se fomente el mercado negro entre los usuarios.

El presidente México, Felipe Calderón, también ha intentado que los ciudadanos mexicanos no accedan a las nuevas tecnologías, al no ser que tengan un gran poder adquisitivo, pero a éste no le ha salido tan bien la jugada. Las presiones del magnate mexicano Carlos Slim han provocado que el Congreso del país rechazara el impuesto para gravar el uso de Internet con un 3% dentro del paquete fiscal para 2010.

Además, el que es considerado como uno de los hombres más ricos del mundo, ha conseguido que se haya unido a esta cruzada, Twitter, donde los ciudadanos han expresado su repulsa a esta decisión del Gobierno de México.

De hecho, desde la BBC han asegurado que los legisladores han reconocido que el movimiento contrario a este impuesto que ha surgido en la red de microblogging bajo la etiqueta #Internet Necesario ha sido la principal causa para dar marcha atrás.

Las presiones de Slim, que además, han provocado las protestas de los mexicanos en Twitter se iniciaron tras la aprobación de la Cámara de Diputados de México de un impuesto especial del 3% para gravar las telecomunicaciones.

El amplio rechazo en la Red ha posibilitado que días después, en una sesión intensa, la Cámara Baja ratificara el nuevo impuesto sobre algunos servicios de telecomunicaciones, pero excluyendo internet, como había aprobado la Cámara Alta.

Teléfonos de México (Telmex), propiedad de Slim, indicó que aplicar más y nuevos impuestos a las telecomunicaciones, en medio de una recesión, redundará en un deterioro aún mayor de la economía y de la adopción de servicios como Internet, que es hoy la fuente principal del conocimiento, en contraste con los libros que no pagan impuestos.

El director de finanzas de la Telmex, Adolfo Cerezo, aseguró que ante este eventual incremento impositivo asociado a la incertidumbre jurídica que prevalece en el país, la empresa podría hacer una revisión sobre las inversiones que ejercerá en el 2010 en México.

Pero esto no ocurre en todos los países de Latinoamérica, porque en contra de todo esto esta el Gobierno de Panamá con Ricardo Martinelli al frente. Los panameños tienen acceso a Internet gratuito en todo el territorio. Según el estudio que apoya el proyecto, la “Red Nacional de Acceso Universal a Internet” ayudará a mejorar la conectividad de las personas y la productividad y competitividad del país.

El presupuesto fijado por Panamá para este proyecto es de 25,5 millones de dólares, y ha sido pensado para ser realizado en tres fases. La primera de ellas, que ha dado comienzo el pasado 10 de octubre, facilitará acceso gratuito a Internet por red inalámbrica a 11 ciudades que suman una población total de 1,5 millones de habitantes.

Estas dispondrán de más de 200 puntos de acceso ubicados en escuelas, centros de salud, parques y sitios de interés turístico, bibliotecas, centros deportivos, estaciones de bomberos, la Policía, hospitales y entidades de formación y capacitación educativa.

La segunda fase incluirá siete centros de conexión en la comarca indígena Ngobe Buglé, al oeste de la ciudad de Panamá, y otros dos en la Comarca Embera, al este de la capital, al igual que la de Kuna Yala, al noroeste del país en la frontera con Colombia, asegurando así acceso a los 3,3 millones de habitantes del país centroamericano. Se espera que la implementación del proyecto esté finalizada el 18 de enero de 2010.

Fuentes del Gobierno han asegurado que el acceso gratuito no irá contra los intereses de las empresas que ofertan este servicio. Dichas fuentes han aclarado que la conexión tendrá una velocidad de 512 kbps, con lo que se pretende acercar a la población al uso de la red con la intención de generalizar su uso.

“Este es un proyecto que realmente va dirigido al estrato con menos posibilidades económicas del país” aseguró Eduardo Jaén, secretario de Innovación Gubernamental.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA