Al rescate

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

No será el Banco Central Europeo (BCE), será el Fondo Monetario Internacional (FMI) el que en última instancia rescataría al euro. Al menos eso es lo que le han dicho a la agencia Bloomberg dos personas cercanas a ambas instituciones, que han declarado que los bancos centrales de cada país de la región estarían estudiando transferir al Fondo una cantidad estimada de 200.000 millones de euros para apoyar a las economías de España e Italia. No será el Banco Central Europeo (BCE), será el Fondo Monetario Internacional (FMI) el que en última instancia rescataría al euro. Al menos eso es lo que le han dicho a la agencia Bloomberg dos personas cercanas a ambas instituciones, que han declarado que los bancos centrales de cada país de la región estarían estudiando transferir al Fondo una cantidad estimada de 200.000 millones de euros para apoyar a las economías de España e Italia.

Esta estrategia fue acordada durante el encuentro entre los ministros de finanzas del Eurogrupo y el presidente del BCE, Mario Draghi -apodado ‘Supermario’ en los mercados-, cuando se reunieron el pasado lunes empujados por la necesidad de impulsar una herramienta alternativa ante el estancamiento para activar el fondo de rescate europeo.

Según esta propuesta, el banco central de cada país sería el encargado de fijar la línea de crédito necesaria, para posteriormente ser gestionada a través del FMI. Dado que algunos gobiernos de la Eurozona como Alemania se muestran reacios a prestar más fondos a los países más endeudados, la herramienta desbloquearía una fuente de nuevas líneas de crédito sin violar las reglas comunitarias que impiden a los bancos centrales el proporcionar financiación directa a los presupuestos estatales.

«Si pudiéramos ver una acción combinada del FMI y el BCE sería algo que daría mucha credibilidad al mercado», declaró el pasado martes el ministro sueco de Finanzas, Anders Borg. En cualquier caso, este nuevo programa no sustituye a la creciente compra de deuda que realiza la autoridad monetaria europea, que hasta ahora ha adquirido 203.500 millones de euros en bonos.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA