Agitación en Argentina

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Los sindicatos argentinos enfrentados al Gobierno y varias agrupaciones de izquierdas se manifestaron ayer contra las políticas económicas de la presidenta Cristina F. de Kirchner y bloqueraon las calles de la capital para reclamar mejoras salariales. Uno de los grupos protagonistas de las protestas fue el sindicato de camioneros liderado por Hugo Moyano, quien ha convocado una huelga general para el próximo mes de noviembre junto al líder de la Central de Trabajadores (CTA), Pablo Micheli. Los sindicatos argentinos enfrentados al Gobierno y varias agrupaciones de izquierdas se manifestaron ayer contra las políticas económicas de la presidenta Cristina F. de Kirchner y bloqueraon las calles de la capital para reclamar mejoras salariales. Uno de los grupos protagonistas de las protestas fue el sindicato de camioneros liderado por Hugo Moyano, quien ha convocado una huelga general para el próximo mes de noviembre junto al líder de la Central de Trabajadores (CTA), Pablo Micheli.

Así lo hicieron saber ambos sindicatos en su primera protesta conjunta el día de ayer, cuando criticaron al Gobierno. Además se comprometieron a una huelga general en noviembre y aseguraron que el próximo 24 de octubre se llevará a cabo una movilización ante el Congreso para intentar frenar las reformas a la ley de riesgos de trabajo que se están estudiando.

Esta fue la primera actividad conjunta que llevó a cabo “la unidad de acción”, tal y como se hacen llamar. Para los organizadores al encuentro asistieron 80.000 personas, mientras que Clarín consideró que se reunieron 40.000.

A pesar del baile de cifras, el periódico argentino ha asegurado que además de la Confederación General de Trabajadores (CGT) de Moyano y la CTA de Micheli, en la Plaza de Mayo se reunieron la Federación Agraria Argentina (FAA), agrupaciones de izquierda (los principales fueron el Partido Obrero y el MST), la FUA y diferentes organizaciones sociales como la Corriente Clasista y Combativa (CCC), Barrios de Pie y el Movimiento Teresa Vive, entre otras.

En su discurso, Micheli consideró que están “orgullosos de la unidad (de los trabajadores) que estamos construyendo en esta plaza”. También aprovechó para desacreditar al sindicato que apoya a Cristina Fernández, la CGT Balcarce, “son unos alcahuetes que le salen gratis, no les dio ni una limosna”.

Imitando a los indignados españoles, señaló que iban rodear el Congreso el próximo día 24 para evitar que “voten una ley de mierda”, en alusión a las reformas a la ley de riesgos de trabajo que impulsa el kirchnerismo.

En el palco de honor se encontraban los hijos de Moyano, Pablo y Facundo, junto con el “Patón” Basile, el boxeador que acompaña a los camioneros, y los dirigentes de la CGT moyanista Juan Carlos Schmid y Julio Piumato, junto con los diputados Víctor De Gennaro y Claudio Lozano, que pertenecen a la CTA, los ruralistas Eduardo Buzzi y Alfredo De Angeli, Pino Solanas, el senador socialista Rubén Giustiniani, Mario Cafiero y Juan Carlos Alderete (de la CCC).

Buzzi consideró que son los más perjudicados de este modelo. En su intervención señaló que lo que se está dando entre el recientemente elegido Caló y la viuda de Néstor Kirchner es “un capitalismo de amigos”.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA