Advertidos

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, ha anunciado a través de la cadena nacional de radio y televisión del país que no otorgará ningún recurso para el mantenimiento de las infraestructuras de los hospitales que estén situados en municipios en los que gobierne un representante de la oposición, ya que según refleja la prensa local “se robarían el dinero”. Para algunos expertos, Chávez, busca con esta medida calentar la campaña electoral a las elecciones legislativas y dar una muestra de poder a la oposición. El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, ha anunciado a través de la cadena nacional de radio y televisión del país que no otorgará ningún recurso para el mantenimiento de las infraestructuras de los hospitales que estén situados en municipios en los que gobierne un representante de la oposición, ya que según refleja la prensa local “se robarían el dinero”. Para algunos expertos, Chávez, busca con esta medida calentar la campaña electoral a las elecciones legislativas y dar una muestra de poder a la oposición.

La razón que ha dado el mandatario venezolano es que las alcaldías, tanto chavistas como opositoras, no están preparadas para asumir la gestión y estructura de los hospitales. Chávez asegura que este tipo de instalaciones deben estar centralizadas y sistematizadas y no en manos de los gobiernos regionales para que así puedan formar parte de los programas nacionales.

De este modo el presidente del país latinoamericano ha descartado la posibilidad de ofrecerle recursos a la Alcaldía de Sucre para reparar, entre otros hospitales, el centro Pérez de León de Petare, uno de los más importantes de la zona.

Para algunos expertos las elecciones legislativas, del próximo 26 de septiembre, suponen un importante barómetro para conocer el respaldo de los venezolanos a Chávez de cara a las presidenciales de 2012, de ahí la importancia de que el presidente obtenga buenos resultados en estos comicios.

Algunas de las encuestas realizadas por importantes compañías de estudios de mercado, muestran que la popularidad del líder venezolano ha caído en los últimos años. El último estudio publicado por la firma Consultores 21, de Caracas, indica que esta popularidad hacia Chávez continúa en su tendencia descendente y se sitúa en niveles del 36%. Este dato contrasta con el 57% que presento en 2009 y el 71% en 2005.

Otra encuesta publicada por la marca venezolana Keller & Asociados, presidida por Alfredo Séller, sitúa esta popularidad en un 37% y las intenciones de votos para el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) en las elecciones del 26 de septiembre en un 32 %, frente al 46 de la oposición.

Pero no todos los estudios son tan positivos ya que la empresa de encuestas Datanálisis asegura que Chávez pasará por encima de los candidatos de los otros partidos con una gran diferencia.

Por otro lado Keller cree que es posible que el Gobierto obtenga una mayoría de diputados pese a conseguir menos votos que la oposición, a causa de la modificación de la Ley Electoral.

Lo contrarios a Chávez consideran que estos cambios en la Ley Electoral favorecen a los candidatos oficialistas, ya que se dividen los centros en los que la oposición suele salir con buenos resultados y distribuye las partes en circuitos controlados por el PSUV.

La campaña a las elecciones legislativas de Venezuela comenzó a mediados de esta semana con la inesperada ausencia de Chávez. La razón de que el mandatario no se encontrase en su territorio en una fecha tan señalada es porque viajó a Cuba para entrevistarse con los hermanos y líderes cubanos Fidel y Raúl Castro. El Gobierno de Venezuela no ha dado todavía ninguna razón del porqué de la visita, la cual no había sido previamente anunciada.

En su visita a Cuba el presidente venezolano se reunió con Fidel Castro con quien abordó diversos temas de actualidad internacional, entre los que se ha destacado los riesgos que tendría para la humanidad que se desatara una guerra nuclear.

Acabado este encuentro Chávez ha dialogado con el hermano de Fidel, Raúl, con quien ha hecho un repaso de las relaciones políticas y económicas entre los dos países latinoamericanos. Poco después el presidente cubano acompañó a su homólogo venezolano al aeropuerto internacional José Martí de La Habana para despedirlo.

Esta visita coincide con el anuncio del Gobierno cubano de que a partir del próximo 1 de septiembre quedará eliminada de la libreta de racionamiento los cigarrillos, como parte de las medidas implementadas por el Ejecutivo para limitar los subsidios de los principales productos que forman la cesta de la compra de los cubanos.

El Consejo de Ministros de la Isla ha tomado esta decisión al considerar que los cigarrillos no son un producto de primera necesidad y que sólo los recibe una parte de la sociedad.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA