Venezuela denuncia una «agresión» de Colombia con grupos irregulares en la frontera

El ministro de Defensa de Venezuela, Vladimir Padrino
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El ministro de Defensa de Venezuela, Vladimir Padrino López, ha denunciado este sábado una «agresión» de Colombia mediante grupos irregulares que ha propiciado un enfrentamiento con la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) que se ha saldado con la muerte de seis «terroristas» en la región de Apure, fronteriza con Colombia. Al menos 39 individuos más han sido detenidos.

Estos grupos están vinculados con el Gobierno colombiano, ha apuntado Padrino, que ha resaltado que «no es casual» que los hechos «coincidan» con la creación de una unidad de élite de acciones especiales en Colombia.

«Cuentan con el patrocinio del gobierno de Colombia y de la Agencia Central de Inteligencia (estadounidense, la CIA), razón por la cual sus incursiones en el espacio geográfico venezolano deben considerarse como una agresión auspiciada por Iván Duque toda vez que este les proporciona apoyo logístico y financiero, creando un corredor criminal en la frontera con el asesoramiento del Comando Sur de Estados Unidos», ha indicado.

Padrino ha denunciado así que «lamentablemente Colombia se ha prestado para convertir todo su territorio en un campamento paramilitar para agredir a Venezuela, donde las tropas norteamericanas operan en la frontera abiertamente, cediendo su soberanía».

«El balance general hasta el momento arroja seis terroristas neutralizados, 27 sospechosos puestos a orden del tribunal militar 14 de control, otros 12 detenidos el día de ayer (viernes) y el decomiso de armamento, granadas, municiones, explosivos, prendas militares, vehículos, drogas y equipos tecnológicos», ha explicado Padrino en una comunciación oficial.

El ministro ha indicado que los grupos armados tomaron como área de operaciones la población La Victoria, en el municipio José Antonio Páez de Apure, y asesinaron a dos oficiales de la FANB a los que habría que sumar «más de una veintena de heridos» por armas de fuego y explosivos responsabilidad de los irregulares.

«SALVAJISMO»

«Nos asesinaron a dos oficiales y ya más de una veintena de heridos por armas de fuegos usadas por estos grupos irregulares narcotraficantes. Y tuvieron el salvajismo de suspender el servicio eléctrico en la población de La Victoria», ha relatado. «Atacaron el Seniat, atacaron PDVSA, le quitaron la luz al pueblo y hasta anoche nos andaban hostigando», ha añadido.

Las fuerzas venezolanas hacían un seguimiento a este grupo «irregular» desde el 21 de enero, después de localizar hasta cuatro aeronaves en distintas locaciones de Apure. Tras los recientes enfrentamientos, el Ejército continúa realizando «labores de inteligencia y persecución» y destruyendo instalaciones irregulares.

La Defensoría del Pueblo y el Ministerio Público se han incorporado a las investigaciones. «Si hubiese alguna actuación que no esté atenida a la Constitución y los derechos humanos, seremos los primeros que vamos a salir en denuncia de ello. No hay solidaridades automáticas aquí», ha señalado en respuesta a una pregunta sobre la posible actuación de militares contra civiles.

En respuesta a si se trata de disidentes de la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), Padrino ha señalado que es un «grupo muy violento vinculado con el narcotráfico» y que se dedica a la extorsión, secuestro, trata de personas, explotación sexual de niñas y adolescentes, contrabando y minería ilegal.

Distintas organizaciones como FundaRedes habían denunciado en días previos que La Victoria estaba «sitiada» por los enfrentamientos y cerca de 4.000 personas fueron desplazadas hacia Colombia. Entre el 25 y el 26 de marzo, los pobladores denunciaron el asesinato de cinco personas en la comunidad de El Ripial, cercana a La Victoria.

Padrino ha afirmado que los «grupos» comenzaron una campaña para hacer «matrices de opinión» en Apure y deslegitimar al Ejército venezolano mediante vías como WhatsApp y otras redes sociales con mensajes en los que se acusaba a militares venezolanos de haber «asesinado niños» quemado casas y atropellado a gente.

Padrino ha criticado además el enfoque de medios de comunicación y ONG sobre los hechos y ha descalificado las «informaciones tendenciosas». «Los medios y las ONG también han hecho un papel allí que llama la atención. Llama la atención el papel que están jugando las ONG en esta operación que sencillamente busca mantener a raya la violencia en Venezuela. Busca mantener a raya el narcotráfico proveniente de Colombia», ha declarado.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA