Biden pide «pasar página» y destaca que ni la pandemia ni «el abuso de poder» frenan la democracia en EEUU

Joe Biden
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El presidente electo de Estados Unidos Joe Biden, ha pedido a sus compatriotas «pasar página» y unirse de cara a los inmediatos desafíos que enfrenta el país, durante un discurso pronunciado poco después de que el Colegio Electoral estadounidense confirmara su triunfo en las pasadas presidenciales y en el que ha destacado que ni la pandemia ni «el abuso de poder» han frenado la democracia en el país.

«Nosotros, el pueblo, votamos. Se mantuvo la fe en nuestras instituciones. La integridad de nuestras elecciones permanece intacta. Ahora es el momento de pasar página. Unirnos. Sanar», ha expresado Biden.

«Una vez más, en Estados Unidos prevaleció el Estado de derecho, nuestra Constitución y la voluntad del pueblo. Nuestra democracia presionada, puesta a prueba, amenazada, demostró ser resistente, verdadera y fuerte», ha enfatizado.

El futuro inquilino de la Casa Blanca ha manifestado que «en Estados Unidos, los políticos no toman el poder, la gente se lo concede» y ha asegurado que «la llama de la democracia» no podrá ser apagada ni por una pandemia, ni por «un abuso de poder».

El Colegio Electoral ha confirmado este lunes la victoria de Biden por 306 votos electorales frente a los 232 que obtuvo el todavía presidente de Estados Unidos, Donald Trump, quien durante el fin de semana advirtió de que pelearía en los tribunales hasta el final por revertir el resultado, pese a que son ya más de 50 las demandas rechazadas por la justicia estadounidense, incluido el Tribunal Supremo.

BIDEN CELEBRA QUE EL SUPREMO NO PARTICIPE EN EL «ASALTO» DE TRUMP A LA DEMOCRACIA

Biden también se ha referido en su discurso a la que ha sido también la mayor derrota judicial de Trump desde que comenzó a difundir sus teorías de fraude electoral, la negativa del Supremo a admitir a trámite la demanda interpuesta por el fiscal general del estado de Texas, que buscaba invalidar millones de votos.

El líder demócrata ha criticado que un grupo de «funcionarios electos» tratara de borrar a través del Supremo «los votos de más de 20 millones de estadounidenses» y así «entregar la Presidencia a un candidato que perdió el voto electoral y el voto popular en todos y cada uno de los estados cuyos resultados pretendían revertir».

«Es una posición tan extrema que nunca antes la habíamos visto. Una posición que se negó a respetar la voluntad del pueblo, se negó a respetar el Estado de derecho y se negó a honrar nuestra Constitución», ha dicho Biden, quien ha visto la decisión del Supremo como «una clara señal hacia el presidente Trump de que no formarán parte de un asalto sin precedentes a nuestra democracia».

El presidente electo también ha tenido palabras de agradecimiento para los funcionarios locales y voluntarios, quienes con su «trabajo y esfuerzo» defendieron los resultados de las elecciones, pese a las «presiones y amenazas externas» que muchos de ellos recibieron, episodios que espera que no vuelvan a suceder.

«Una de las cosas extraordinarias que vimos este año fue que los estadounidenses de a pie, nuestros amigos y vecinos, a menudo voluntarios, demócratas, republicanos, independientes, demostraron un valor absoluto, una fe profunda e inquebrantable y un compromiso con la ley», ha elogiado Biden.

«UN PRESIDENTE PARA TODOS» FRENTE A LA PANDEMIA

«Nuestra democracia sobrevivió gracias a ellos», ha dicho el líder demócrata, quien ha prometido que será «un presidente para todos los estadounidenses» independientemente de su signo ideológico.

«Trabajaré tan duro para aquellos de ustedes que no votaron por mí, como para quienes sí lo hicieron. Hay una tarea urgente por delante», ha aseverado Biden en relación con la pandemia, el mismo día en el que Estados Unidos ha comenzado con el proceso de vacunación.

En ese sentido, Biden ha explicado que el primer punto consistirá en «tener la pandemia bajo control» a través de la vacunación, así como «brindar ayuda económica inmediata» para aquellos que la necesiten, para luego reconstruir la economía estadounidense «mejor que nunca».

Desde la misma noche de las elecciones del 3 de noviembre, Trump ha insistido en que había sido víctima de un complot para sacarle de la Casa Blanca, pese a que en ningún momento ha presentado pruebas sobre ese supuesto fraude, alentado en la calles por sus seguidores y por algunos incondicionales senadores y gobernadores del Partido Republicano.

Biden se ha convertido en el primer presidente desde George, W. Bush en lograr imponerse en el voto electoral y también en el popular, obteniendo unos siete millones más de sufragios que Trump, quien no pudo retener bastiones tradicionalmente republicanos como Georgia, que pasó a ser demócrata casi 30 años después.

No obstante, este estado todavía tiene que ser el escenario de una última contienda electoral el próximo 5 de enero, en la que se disputan en segunda vuelta los dos últimos escaños del Senado y con ello el control de la cámara de cara a próximas propuestas legislativas.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA