El Ministerio del Ambiente de Perú eleva a 11.900 los barriles de crudo vertidos en el mar

Barriles de petróleo en las costas de Perú - Gian Masko/dpa

Barriles de petróleo en las costas de Perú - Gian Masko/dpa

Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en reddit
Compartir en telegram
Compartir en email

El Ministerio del Ambiente de Perú ha informado de que no fueron 6.000 barriles de petróleo de la empresa Repsol los que se derramaron en aguas del Pacífico Sur el pasado 15 de enero, sino que en realidad esta cifra es de casi el doble, 11.900 barriles de crudo.

Así lo ha confirmado el viceministro de Desarrollo Estratégico de los Recursos Naturales, Alfredo Mamani, durante una rueda de prensa en la que ha ampliado los detalles sobre los avances en los trabajos de recuperación de las playas y contención del vertido sobre las playas de la capital, Lima.

En referencia a este balance, Mamani ha detallado que, hasta el momento, se han recuperado 4.225 de los barriles vertidos al mar, si bien ha señalado que «es solo una emulsión de agua y aceite», según recoge el diario local ‘El Comercio’.

En este sentido, el viceministro ha explicado que tanto el crudo recogido del mar como el de las playas está emulsionado con agua y arena, respectivamente, por lo que es necesario que se segreguen ambos elementos para obtener un valor real del petróleo recogido.

«Estamos en una etapa de recuperación de todo el óleo que ha impactado tanto al suelo como al mar, posteriormente va a empezar la etapa de remediación. Esto tiene que tener un tiempo todavía de unos meses. Estamos recibiendo apoyo de especialistas y técnicos», ha señalado.

Por su parte, el ministro del Ambiente, Rubén Ramírez, ha informado de que hay un total de 52 embarcaciones encargadas de las labores de contención y recuperación del petróleo.

«Tenemos 119 maquinas de equipos pesados terrestres que vienen recuperando el material en la corteza terrestre. También se han recuperado alrededor 9.482 metros cúbicos de residuos sólidos peligrosos que están debidamente confinados», ha añadido respecto a los trabajos en las playas.

Unos 18.000 metros cuadrados de playa han sido afectados por el vertido de petróleo, una situación que, según ha defendido Repsol, ha sido causada por un «fenómeno marítimo imprevisible» a raíz de la erupción el pasado 15 de enero de un volcán en una isla de Tonga.

Entre los distritos de la capital peruana afectados están Ventanilla, Santa Rosa y Ancón, aunque el crudo también ha llegado hasta el mar de Chancay, distrito situado en la provincia de Huaral.

Esta semana, el Gobierno peruano ha decretado la emergencia ambiental durante un plazo de 90 días, una medida con la que las autoridades esperan facilitar los trabajos de recuperación y limpieza para mitigar la contaminación, así como para proteger la salud de la población.

Además, la Justicia de Perú ha impedido este viernes a cuatro directivos de la empresa Repsol abandonar el país, después de que la Fiscalía de la nación andina así lo solicitara.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA