Universitarios al ruedo

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Cumplidas las primarias de la política democrática unitaria venezolana y enfrentado el país a los escenarios definidos por la supuesta o real incapacidad del hegemón, Venezuela afronta, no un lapso electoral ordinario, sino uno cargado de condiciones y presagios a asumir responsable e inteligentemente. Ojo clínico, mente aguda y capacidades prácticas son herramientas críticas. Eso queremos ofrecer los universitarios, en asociación con otros sectores. Cumplidas las primarias de la política democrática unitaria venezolana y enfrentado el país a los escenarios definidos por la supuesta o real incapacidad del hegemón, Venezuela afronta, no un lapso electoral ordinario, sino uno cargado de condiciones y presagios a asumir responsable e inteligentemente. Ojo clínico, mente aguda y capacidades prácticas son herramientas críticas. Eso queremos ofrecer los universitarios, en asociación con otros sectores.

En reunión de unos veinte universitarios, empresarios y profesionales, la semana pasada, en Valencia, coordinada con relacionados en otras partes del país, se dio el primer impulso a la iniciativa de constituir una red o plataforma unitaria, alrededor de voceros académicos, para canalizar potencialidades diversas, bajo el concepto de contribuir al más responsable análisis de los escenarios referidos, definir las estrategias de respuestas recomendables frente a ellos y servir de conducto facilitador, en lo conceptual, en el campo de la acción política. Estamos hablando, entonces, de universitarios lanzados al ruedo de política presente en la Venezuela que sufrimos.

Un elemento resaltante del análisis del día fue el contraste con el optimismo imperante en la dirección política opositora y el amplio estado de opinión; no en el sentido de negar un eventual triunfo electoral en octubre –de hecho, la revisión posterior de encuestas nos informan de la posibilidad de ese triunfo- sino de advertir y trabajar sobre los factores de riesgo presentes y valorar seriamente las implicaciones nacionales de una derrota. El grupo lo recogió en una frase que permite un eslogan: ¡Porque Venezuela se juega su última oportunidad!

De lo dicho se recoge que diversos sectores nacionales interesados en la salvaguarda del destino democrático, de progreso y en estabilidad del país expresan su interés en nuclearse alrededor del reconocimiento moral y las capacidades profesionales de los universitarios, para propiciar un tipo de organización horizontal, aunque diversa y expansiva, que permita la articulación de acciones de apoyo a la política democrática unitaria venezolana, por la vía del aporte sustantivo para evitar el asalto totalitario de la política nacional o la presencia de situaciones de riesgos e incertidumbre, marcadas por la violencia y el dolor.

Fíjense que el término clave no es ganar, sino salvaguardar. En las universidades, el problema se percibe con plena nitidez. Ya hubo un intento, afortunadamente contenido con el espíritu y la decisión de lucha de los universitarios, de cambiar, para mal, las condiciones legales de funcionamiento del sistema de enseñanza superior, por la vía de la mediatización –por no decir eliminación- de las condiciones históricamente conocidas de las universidades y la intrusión de un conjunto de componentes del diseño totalitario impulsado por el régimen. Sépase que la intervención continúa. El régimen sabe que las universidades son un bastión libertario. Y los universitarios estamos claros: de ganar Chávez, las universidades conocidas desaparecen. Ojalá cada sector haga su propio análisis. Los riesgos son ciertos. Sólo falta darles relieve.

Para eso, el conjunto inicial de universitarios (profesores, estudiantes, empleados y obreros), empresarios, profesionales, líderes populares y voceros sectoriales diversos se proponen, como recurso de vida o muerte nacional, reforzar la política unitaria por la vía de la dinamización de acciones generadoras de valor, desde el punto de vista del análisis de problemas y el atisbo de soluciones, en las inmensas tareas de salvaguarda de la nación venezolana.

La Universidad es la institución de mayor reconocimiento nacional. Su comunidad, sobre todo, la más joven, es la más combativa. Sus recursos son el espíritu, la mente, el saber, la cultura y el conocimiento riguroso o amplio. Su misión, la orientación moral, doctrinal y conceptual de la nación –que somos todos- en los grandes temas. La Universidad, mis amigos lectores, no rehúye compromisos. Los universitarios saltan al ruedo.

* Santiago José Guevara García

(Valencia, Venezuela)

sjguevaragarcia@gmail.com / @SJGuevaraG1

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA