Más vale tarde

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Como revela un viejo adagio mas vale tarde que nunca, es así que cual culebrón mexicano, y tras mantener sumido en tinieblas al globo, atento a la disputa política entre demócratas y republicanos, el plan para reducir el gasto y aumentar el límite de endeudamiento de Estados Unidos fue aprobado por el Senado, tras el visto bueno obtenido en la Cámara de Representantes. Como revela un viejo adagio mas vale tarde que nunca, es así que cual culebrón mexicano, y tras mantener sumido en tinieblas al globo, atento a la disputa política entre demócratas y republicanos, el plan para reducir el gasto y aumentar el límite de endeudamiento de Estados Unidos fue aprobado por el Senado, tras el visto bueno obtenido en la Cámara de Representantes.

La aprobación final de la ley, llegó a su punto límite, al borde del vencimiento del plazo para hundirse en cesación de pagos, alejándolo del tan temido default , lo que sin duda alguna hubiera tenido consecuencias nefastas no sólo para EEUU sino por demás negativas para la economía mundial.

El Senado adoptó la norma por 74 votos contra 26, un día después de que la medida, que incluye lograr la media sanción en la Cámara baja, fruto de un acuerdo de último momento entre Obama y el opositor titular de la Cámara baja, John Boehner, luego de casi un mes de tensas negociaciones bipartidistas.

La ley salió al cuadrilatero con dos claros oponentes: Obama frente al sector ultraconservador de los republicanos agrupados en el movimiento conocido como Tea Party, mientras que John Boehner oficiaba de moderador, atrapado en el medio de la pulseada más de un vez.

CLAVES

Obama y el Congreso acordaron elevar en dos tramos el techo de la deuda por un valor mínimo de 2, 1 Billones de dólares, reduciendo los gastos en una cifra equivalente, de manera que el limite de la deuda no debería de franquearse de nuevo hasta el 2013 evitando nuevos roces entre demócratas y republicanos en el año electoral.

Durante los futuros diez años, el recorte del gasto público alcanzará los 2, 5 billones de dólares.

La primera acción, recortar el déficit de casi 1 billón de dólares, y aumentar el endeudamiento en unos 900 mil millones de dólares.

Se disponen recortes de 350 mil millones de dólares en el presupuesto de Defensa, siendo éste uno de los puntos de mayor polémica, recordemos que el gasto anual en este rubro alcanza a los 800 mil millones de dólares el mayor del mundo, con la particularidad que supera a la suma de los gastos de los doce países que lo siguen en el ranking.

Además un comité bipartidista, de inminente composición presentará a principios de noviembre un plan adicional a efectos de reducir 1, 5 billones, el Congreso deberá votarlo antes del 23 del próximo diciembre. Este plan afectará en particular a programas sociales del Gobierno como el seguro de desempleo, y los sistemas de seguridad de salud semipública Medicaid y Medicare.

El acuerdo asegura que a finales del 2012 se reducirá el déficit en 1,2 billones.

En cuanto al tema por demás urticante, el de los impuestos a los más acaudalados, entrará en vigor el 1 de enero del 2012, el mismo día en que caducan a los altos ingresos que pergeñó George Walker Bush y que Obama se encargó de extender a partir del pasado diciembre.

Estará por verse si Obama cuenta con el poder y la muñeca política suficiente a efectos de aplicar esta medida, pues estamos hablando de 1, 8 billones de dólares que no ingresarán a las arcas estadounidenses.

Luego de la aprobación del plan que le permitirá elevar la deuda, Obama disertó desde la Casa Blanca: «Es un importante primer paso para asegurar que nuestro país viva dentro de sus recursos. Nuestra economía no necesitaba que Washington fabricara una nueva crisis.

Además solicitó de los legisladores «responsabilidad» -«Tenemos una responsabilidad colectiva. Washington tiene que cooperar, comprometerse. Los que estamos en esta ciudad tenemos que hacer todo lo posible para que la economía de Norteamérica se recupere».

El presidente aspira dar vuelta la página rápidamente ,enfocándose en impulsar el débil crecimiento de la economía del país y disminuir el desempleo, ubicado en 9,2%.

Es prioritario volcar todos los esfuerzos en soportar la economía.

En cuanto a los mercados y pese al cambio de escenario, los mercados financieros seguían sumidos en la incertidumbre por el futuro de la economía estadounidense.

Los republicanos afirman que recortar los gastos creará empleo, pero economistas en Wall Street han advertido que las medidas de austeridad serán una pesada mochila para la ya alicaída economía estadounidense. La austeridad podría costarle hasta un 1,5% de crecimiento a Estados Unidos el próximo año.

De caras a las próximas elecciones el duro choque por elevar el techo de la deuda pone de manifiesto la polarización política que irá acrecentándose a medida que se aproxime los fines del 2012, momento en que Obama buscará la reelección. Congresistas del ala dura republicana, Tea Party, entre ellos la precandidata presidencial Michele Bachmann, que demostraron un alto perfil durante las negociaciones al resistirse sin miramientos a un acuerdo sin drásticos recortes presupuestarios y que incluyera nuevos impuestos, se opusieron al proyecto de ley.

Del otro lado de la vereda, los demócratas liberales se mostraban molestos porque el plan no incluye aumentos de impuestos para los más ricos.

Queda por ver si a pesar de aprobarse el plan, surge como apalancamiento suficiente para evitar que sea degradada la clásica nota «AAA» de la deuda de Estados Unidos, la más alta calificación.

Una degradación comportaría el alza de los intereses que debe pagar Estados Unidos para endeudarse, afectando directamente a su desgarbada economía.

Sin duda que la tardía toma de determinaciones ha dañado la confianza en EEUU, dejando bien en claro que un importante numero de legisladores tensaron más de la cuerda que lo que el sentido común aconseja, es de esperar que, tal como si estuviésemos analizando un país latinoamericano, dejen de lado su vedettismo, y recapaciten– primero la patria– luego los hombres.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA